Del paro de Cayo Lara a las cesantías de Diego Valderas o Ignacio García

El ex vicepresidente andaluz recibió más de 100.500 euros y el ex diputado de IU casi 50.000

El ex coordinador de IU Cayo Lara
El ex coordinador de IU Cayo Lara

El ex vicepresidente andaluz recibió más de 100.500 euros y el ex diputado de IU casi 50.000

«Mi puerta giratoria», anunció en Twitter el ex coordinador general de IU Cayo Lara, junto al número de la cola para apuntarse al paro en una oficina del INEM de Madrid. Lara no dispondrá del fondo privado de pensiones del Congreso que rechazó al lograr su escaño (4.000 euros al año) ni la indemnización de la Cámara para ex parlamentarios (2.813 euros al mes) al no solicitarlo. Hasta el pasado 4 de junio, siguió cobrando como dirigente de IU, a partir de ahora, el paro. Su (aplaudido) gesto contrasta con la cuantía de las cesantías abonadas por el Parlamento andaluz, cercanas a 760.000 euros, y lideradas, precisamente, por un ex parlamentario de IU en Andalucía Ignacio García, con 47.165 euros.

La Junta estableció en 2005 pensiones posteriores al cese de los altos cargos. Salvo los ex presidentes, ex vicepresidentes y ex consejeros de la Junta, que se rigen por una ley estatal, el resto de altos cargos, entre ellos los directores generales, se guían por una norma autonómica, al igual que los diputados. La cesantías vienen a cubrir la ausencia de prestación por desempleo de los diputados, aunque con unas cuantías que ni de lejos se aproximan al máximo regulado por el INEM. En concreto, el Parlamento ha pagado el último año 759.172,91 euros en concepto de cesantías a diputados que con al final de la pasada legislatura se quedaron en paro. Un total de 64 de los 109 diputados, más de la mitad, ha tenido derecho a estas indemnizaciones por no haber tenido trabajo tras su cese . Ignacio García (IULV-CA), que al margen de la política es profesor de Secundaria, y Ana María Corredera (PP-A) son los dos únicos ex diputados que han percibido estas cuantías durante 2016. De media, los ex parlamentarios andaluces cobraron casi 12.000 euros desde el 2 de febrero de 2015. La mayor cuantía, en cantidad (como ex vicepresidente del Parlamento) y tiempo, fue para Ignacio García. Por detrás, todos los diputados percibieron más de 30.000 euros por este concepto. Rosa Torres (PSOE-A), 38.625,07 euros; Ana Corredera (PP-A), 37.688,70; Carolina González Vigo (PP-A), 31.368,24; o el ex consejero Juan José Díaz Trillo (PSOE-A), 30.116,87 Les siguen los socialistas Raquel Arenal (27.856 euros) y José Caballos (21.795 euros) y las populares María Eva Martín (18.259 euros), María Concepción Sacramento (18.259 euros), Ángeles Isac (17.439 euros) y Rafaela Obrero (16.619 euros); el ex presidente del Parlamento Manuel Gracia (PSOE), con 16.485 euros, y la socialista Fuensanta Coves (15.101 euros). Entre los diputados del PP-A que han cobrado cuantías entre los 10.000 y los 12.000 euros se encuentran Miguel Ángel Arauz, Javier Calvente, Manuel Alberto Fernández, Rafael Ruiz Canto, Víctor Manuel González o Rafael Valero, entre otros. Por parte del PSOE, están la citada Fuensanta Coves, José Bernal, María Colón, Remedio Martel, Francisco Menacho o Natividad Redondo; mientras que por parte de IULV-CA se encuentran Manuel Baena, Alba Doblas, María Dolores Quintana, Rosalía Martín, Marina Segura y Juan Serrano.

Otra «célebre cesantía», en este caso de la legislatura anterior, fue la del ex vicepresidente de la Junta Diego Valderas, también de IU, con una pensión mensual de 4.186,70 euros por haber sido consejero, en 24 pagas, lo que suma casi 100.500 euros.

El derecho a percibir este dinero, con unas indemnizaciones que se instauraron en 2005 porque los diputados no tienen derecho a paro cuando terminan su mandato, concluyó en febrero. No es un pago automático, sino que precisa de la previa petición del interesado: 28 del PP-A, que tenía 55 la pasada legislatura, 27 del PSOE-A (de 47) y nueve de IU (de 12). La pérdida de la condición de diputado por extinción del mandato o por renuncia da derecho a una mensualidad por cada año de ejercicio continuado o fracción igual o superior a seis meses, con un mínimo de tres y un máximo de 12 nóminas. Cada vez se asigna el equivalente de las retribuciones fijas y periódicas. De los 64 diputados, 18 continúan en la X Legislatura. Parte de los que formaban parte del Grupo Socialista ha pasado a ser altos cargos de la Junta. El ex diputado Gómez de Celis, por ejemplo, que cobró 12 días –1.341,50 euros–, encontró acomodo en la Agencia Pública de Puertos de Andalucía; y el ex presidente de la Cámara Manuel Gracia –16.485 euros por tres meses– como Autoridad Portuaria en Sevilla. Otros han encontrado trabajo en la empresa privada.