El «antecedente» de la venta de Mercasevilla

La Razón
La RazónLa Razón

Las otras siete empresas que concurrieron al proceso para vender parte de la antigua fábrica de contadores sevillana junto con Vallehermoso, asumieron una resolución que el órgano fiscalizador no dudó en señalar que no había respetado «estrictamente» la legislación. No se incluyó un punto determinante en el pliego de condiciones situando «a los licitadores en una posición de indefensión». La «liebre» soltada por la Cámara de Cuentas sobre la inclusión de un requisito extra en un concurso público una vez presentadas las ofertas es anterior en el tiempo y recuerda a la venta de suelo de Mercasevilla. La juez Mercedes Alaya investiga si existió connivencia entre Urbanismo y la empresa Sanma para que se adjudicara los terrenos, aceptando cláusulas dudosas para teóricamente favorecer al grupo Sando en la adjudicación.