Actualidad

El debate sobre la investigación de la «tarjeta black» de la Faffe se aplaza a septiembre

El Parlamento andaluz debatirá previsiblemente en septiembre si se crea una comisión de investigación sobre la situación de la extinta Fundación Andaluza para la Formación y el Empleo (Faffe) y el uso de una «tarjeta black» en un club de alterne de Sevilla. También está por ver si hay más de una tarjeta.

Publicidad

La decisión podría adoptarse después de que la Mesa del Parlamento haya admitido a trámite la petición formulada por el PP-A, que ahora deberá ser publicada en el Boletín Oficial del Parlamento y esperar una semana a que algún grupo se posicione en contra, como seguramente haga el PSOE-A. En el caso hipotético de que no haya un pronunciamiento contrario, la comisión de investigación quedaría constituida automáticamente, aunque los socialistas ya han manifestado su rechazo a constituirla. El Grupo Popular ha presentado esta petición tras conocerse que los extractos de una tarjeta de la extinta Faffe revelan quince cargos en un club de alterne en una misma noche por 14.737 euros, lo que la Junta asegura que puso en conocimiento del juzgado el pasado 1 de junio. PP, Podemos e IU han exigido a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que cese al titular de Empleo. El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, señaló que la comisión que se abrió sobre los cursos de formación ya trató la situación de la Faffe y critió que el PP intente «influir desde el Parlamento en los tribunales». Podemos acusó ayer a Susana Díaz de «salir corriendo» y no participar en la sesión de control en el Parlamento porque «no tiene respuestas a todo el cúmulo de irregularidades, mentiras y ocultación de su Gobierno en el caso del prostíbulo», un asunto que «ha intentado tapar a golpe de mentiras, medias verdades y ocultación». El PP cuestionó que «si en el Congreso ha habido una comisión de investigación sobre las tarjetas de Caja Madrid, una entidad privada, por qué no se va a crear en el Parlamento una comisión» que «se pide a gritos». Cs quiere «escuchar» primero al consejero antes de posicionarse.