El jefe de la Policía Local de Sevilla, investigado por acoso laboral

Gabriel Nevado prestará declaración el 30 de junio, junto a tres agentes en calidad de testigos

El Cuerpo de la Policía Local, formado en las puertas de Fibes
El Cuerpo de la Policía Local, formado en las puertas de Fibes

La jueza de Instrucción número 17 de Sevilla, Carmen Ruiz Mesa, ha citado a declarar el próximo 30 de junio en calidad de investigado al superintendente de la Policía Local de Sevilla Gabriel Nevado tras la denuncia interpuesta por el oficial José Diego Díaz Colchero por los presuntos delitos de amenazas, acoso, mobbing laboral y delito contra la integridad moral.

La acusación se sustenta en la orden verbal y sin motivo expreso que el superintendente dio a este mando policial, con una antigüedad de 10 trienios al que conminaba a un traslado forzoso al edificio central de la Ranilla el 1 de diciembre de 2015. Hasta entonces, había desempeñado funciones propias como mando de seguridad en el edificio del Ayuntamiento durante más de ocho años. «Pese a ser un servicio complicado, he convivido sin problemas con el equipo de Monteseirín, con el de Zoido y ahora con el de Espadas. Me llevo bien con todos los concejales, incluso he recibido felicitaciones en momentos puntuales por resolver conflictos», explica a LA RAZÓN Díaz Colchero –de 51 años de edad–, aún incrédulo: «Todo el mundo me dice que es una injusticia. Pregunté por escrito, me dirigí al delegado del Ayuntamiento, esperando que el responsable político abriera al menos un expediente informativo, pero nunca lo hizo y nadie me ha dado una respuesta. Al menos ahora espero que el día 30 se explique ante la jueza». UGT denunció la medida por «discriminatoria y dictatorial» y a ella se sumó el Sindicato de la Policía Local de Sevilla (SPLS).

Como consecuencia de los hechos, el denunciante acumula seis meses en tratamiento psiquiátrico por un «trastrono depresivo». Tras más de 28 años de servicio, en La Ranilla, cuando se reincoporó en Feria tras un primer periodo de baja médica, sus funciones como mando de seguridad «quedaron anuladas» al no tener un lugar específico para realizar dichas funciones ni tan siquiera un ordenador. «No tenía nada que hacer», explica antes de recordar su último encuentro con Nevado que provocó una recaída emocional: «Me llamó y me dijo: ‘Usted se está equivocando conmigo, tenga cuidado’». Los tres policías presentes, que vieron su reacción, también han sido citados a declarar el mismo día.

Poco antes del cambio de destino, el oficial había sido premiado con una mención honorífica en el Día del policía por toda su trayectoria y previamente había recibido una colectiva por impartir charlas de educación vial en los colegios durante más de diez años.

Nevado es el responsable del Cuerpo después de que Juan José García, con su mismo rango –Zoido creó esta bicefalia–, fuese apartado tras su imputación por la filtración del examen de las últimas oposiciones. No obstante, el Gobierno de Espadas se halla inmerso desde hace semanas en la selección de un Jefe de Policía externo que ocupe oficialmente el cargo.