El líder de UGT-A, contra las cuerdas

El secretario general de UGT Andalucía, Francisco Fernández, en una reciente comparecencia ante los medios de comunicación
El secretario general de UGT Andalucía, Francisco Fernández, en una reciente comparecencia ante los medios de comunicación

La presión ha subido en la calle Antonio Salado de la capital hispalense, cuartel general de UGT Andalucía, hasta límites insoportables debido a las informaciones sobre las irregularidades contables del sindicato. Ya no es sólo el máximo responsable de UGT a nivel nacional, Cándido Méndez, el que insta a la federación regional a que dé «un paso al frente» y asuma responsabilidades. Se suma la presión del Partido Popular, de los socios de gobierno del PSOE en la Junta y de las propias bases, que se movilizan en la red de forma muy activa y han abierto un proceso de recogida de firmas «on line» para pedir la dimisión de Francisco Fernández Sevilla.

El único paso que de momento da el sindicato es el de convocar para el próximo 9 de enero un Comité extraordinario. El objetivo del cónclave es «debatir y analizar la situación en la que se encuentra la organización» para «adoptar las decisiones y actuaciones adecuadas en función del debate y de los acuerdos alcanzados», señala la organización en un comunicado. No hay de momento ninguna intención firme de dimisión, aunque el máximo responsable de la organización en Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, aseguró ayer en Canal Sur que no descarta dejar el cargo, aunque «la potestad la tienen los afiliados».

Hace tiempo que en las redes sociales se mueve una fuerte contestación interna al sindicato. Esta contestación surgió después de los ERE y ERTE –este último tumbado por el TSJA– aprobados que afectan a más de doscientos trabajadores. Las informaciones sobre desvío de fondos de UGT ha sido la gota que ha colmado el vaso. Un sector de afiliados está recogiendo firmas «on line» a través del portal «Change.org» para provocar la dimisión de Francisco Fernández. Ya hay más de un centenar de rúbricas y esta acción se complementa con otras ideas que ya rondan entre los afiliados como recoger también firmas en papel o poderse reunir con Cándido Méndez para que mueva ficha en Andalucía.

Una de las personas que ha dado su firma al movimiento «Change.org» es Ana Pérez Luna, que salió de la Ejecutiva regional en el último congreso regional de mayo, y actualmente es presidenta del comité de empresa de Isla Mágica. Pérez Luna asegura a este periódico que «o se da una respuesta contundente y se aclaran las informaciones que están apareciendo o la Ejecutiva tiene que dimitir. Lo que está provocando esta situación es que se tambalee toda la organización».

Pérez Luna ha sufrido «insultos» y «presiones» del aparato actual del sindicato por mostrar sus discrepancias. Se queja de que la organización es menos paritaria, hay menos jóvenes y todo aboca a una pronunciada cuesta abajo.

Por su parte, IU presiona para que la Junta se persone en el juzgado, a lo que el Ejecutivo se resiste. El portavoz parlamentario de la coalición, José Antonio Castro, dijo ayer que es lo «lógico». «La Junta debería personarse en todas aquellas actuaciones que supongan una lesión de sus recursos públicos».

El portavoz parlamentario del PP-A, Carlos Rojas, ve «connivencia» entre Junta y UGT-A en el «fraude» e insta también a la Junta a personarse.