El regreso de los Machado

Es un acierto que la Fundación Unicaja haya expuesto los manuscritos que la familia conservaba de los poetas

Es un acierto que la Fundación Unicaja haya expuesto los manuscritos que la familia conservaba de los poetas

Han pasado muchos años para volver a ver a los Machado en la ciudad que los vio nacer. Por eso, ha sido un acierto que la Fundación Unicaja haya expuesto los manuscritos que la familia conservaba de los poetas. Cierto es que, tras la Guerra Civil, Manuel encontró su casa intacta, sin registros. Una documentación que se ha conservado hasta nuestros días. No así los de Antonio, que perdió libros, escritos y fotos durante su exilio a Francia (en varias maletas extraviadas). Como es sabido, Manuel nació en la calle San Pedro Mártir. Y sólo once meses después, nace Antonio en la Casa-Palacio de las Dueñas, que el Duque de Alba arrendó a varios artistas e intelectuales. Las circunstancias hicieron que los dos hermanos tomaran caminos separados. Manuel, viaja a Burgos para felicitar a Sor Carmen, su cuñada y monja. En esa ciudad es retenido, y logra salir gracias a las gestiones de amigos como José María Pemán o Eugenio D’ors. Nacidos en 1874 y 1875, respectivamente, Manuel y Antonio Machado volvieron a su tierra en 1898. Cuentan que Antonio encontró la casa donde nació cerrada: “Esta luz de Sevilla... es el palacio/ donde nací, con su rumor de fuente”. En 1909, fueron nombrados Hijos Ilustres de la ciudad de la Giralda, sin poder asistir a dicho reconocimiento. Precisamente, el poeta y académico, Daniel Pineda Novo, especialista en Demófilo y toda la obra machadiana, ultima un libro donde aportará datos inéditos del gran Manuel Machado. Todo ello, amparado por su sobrino nieto, Manuel Álvarez Machado. Manuel, dejó plasmado el amor por su tierra en el poema “Canto a Andalucía”. En estos días de primavera “y este sol de la infancia”, los hermanos Machado regresan, de nuevo, a su Sevilla del alma.