Granada y Sevilla viven intensamente la festividad del Corpus Christi

La crisis política en la capital granadina se ha trasladado a la procesión, con la ausencia de los concejales de Vox y de Sebastián Pérez (PP)

La crisis política en la capital granadina se ha trasladado a la procesión, con la ausencia de los concejales de Vox y de Sebastián Pérez (PP)

Sevilla y Granada están viviendo intensamente esta jornada de jueves de Corpus Christi, con procesiones que han congregado a numerosas personas en torno a Jesús Sacramentado. Los altares instalados al paso de la Custodia, los balcones adornados y las calles alfombradas de juncia y romero han dibujado estampas tradicionales, ritos que se renuevan cada año y que siguen despertando la admiración de propios y extraños.

En Granada, la procesión ha estado marcada por la crisis política que vive el ayuntamiento. En la comitiva municipal que acompaña a la Custodia no se han integrado los concejales de Vox, en rechazo a la “pantomima que tienen montada PP y Ciudadanos”, tal y como adelantó en Twitter el edil Onofre Miralles. Tampoco ha acudido el candidato popular a la Alcaldía, Sebastián Pérez. Sí ha estado presente el alcalde, Luis Salvador (Cs), acompañado por los concejales del partido naranja José Antonio Huertas y Lucía Garrido. Por su parte, Manuel Olivares ha llevado el pendón del consistorio. El ex alcalde socialista Francisco Huerta también ha desfilado junto a otros ediles del PSOE. Con todo, la procesión discurrió con el habitual lucimiento, jalonada por constantes lluvias de pétalos. El cortejo partió de la Catedral granadina y recorrió las principales calles del centro, como Reyes Católicos, Mesones y Gran Vía. La Custodia, de estilo gótico, fue regalada por Isabel la Católica a la ciudad.

En Sevilla, casi 4.000 personas han integrado la comitiva, que ha desfilado en un ambiente de recogimiento y con temperaturas suaves, a diferencia del intenso calor que suele marcar esta jornada. El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, presidió la eucaristía en la Catedral, donde los Seises alabaron al Santísimo con su tradicional baile. El prelado, a tenor de los datos que dio a conocer recientemente Cáritas Diocesana, aseguró que “vivimos una verdadera emergencia social”. Numerosos altares -más que otros años- se han instalado al paso del cortejo, en el que se ha integrado la nueva corporación municipal con el reelegido alcalde Juan Espadas.