«Hay quien intenta que todo vaya mal para que a ellos les vaya bien»

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, analiza el camino recorrido por Andalucía en tres décadas de autonomía y postula al PP como única alternativa para el cambio

Nieto defendió la necesidad de un cambio en la gestión política de la comunidad andaluza
Nieto defendió la necesidad de un cambio en la gestión política de la comunidad andaluza

El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, protagonizó el pasado lunes el primer encuentro del foro de LA RAZÓN «28F, Andalucía prioridad española». Un acto que contó con la presencia de una nutrida representación de líderes y simpatizantes del PP-A, que quisieron arropar al primer edil cordobés durante su disertación sobre la actualidad y el futuro de la región. Presentado por el alcalde de Sevilla y presidente de los populares andaluces, Juan Ignacio Zoido, Nieto hizo un recorrido por el proceso autonómico andaluz en los últimos treinta años y las trabas que aún atenazan el progreso de la comunidad en el siglo XXI.

Lo hizo de manera contundente, al asegurar que el saldo de los treinta años de Gobierno socialista refleja que en la actualidad contamos con un PIB per cápita medio punto inferior al que tenían los andaluces en el año 1982. «Es decir, hemos sufrido un retroceso respecto a la situación a la que llegaron los socialistas para acabar con los agravios históricos que había sufrido nuestra comunidad», señaló Nieto. Se trata de un indicador de que el «salto dado a lo largo de este tiempo no ha sido óptimo». Un periodo político que los diversos gobiernos del PSOE, según el primer edil cordobés, no han sabido aprovechar, ya que durante las etapas en las que en Madrid gobernaba el mismo partido hubo una situación de «indolencia» y de una clara «confrontación» cuando en La Moncloa estaba el PP. En un plano económico, la clave de la falta de desarrollo se centra en un cierto mal endémico que sufre Andalucía. Según Nieto, «nuestro handicap es la diferencia entre lo que producimos y lo que consumimos», un lastre que debido a esa dependencia exterior, entre otros factores, se refleja en un nivel de paro de un 36 por ciento, diez puntos más que la media nacional.

Haciendo memoria, recordó cómo el PSOE se mantiene en el poder a lo largo de los primeros años del autonomismo frente a una situación precaria del centro derecha. Sin embargo, en la década de los noventa del pasado siglo, con una sociedad andaluza más evolucionada, moderna y libre, el PP comienza a recibir más apoyos por parte del electorado hasta que se convierte en la primera fuerza política andaluza tras la victoria en las últimas elecciones regionales de Javier Arenas. «¿Qué ha pasado en este tiempo?», se preguntaba Nieto durante su análisis, para poder llegar a los 50 escaños en el Parlamento andaluz. Fueron varias las causas que explicó para entender este nuevo panorama. En primer lugar, la transformación que supuso pasar de Alianza Popular al Partido Popular, «un cambio más de fondo que de forma». Fue en el año 1990 cuando hubo que dar un cambio de giro «que permitió que hubiera espacio para una forma distinta de hacer política». El siguiente paso se da en 1994 con la llegada de «un líder que encajaba perfectamente con este modelo: Javier Arenas, quien guía esta nueva etapa». Antes de eso se votaba al PSOE y a AP «por que sí», pero Arenas «consiguió crear un producto y despertar una curiosidad», aseveró. La tercera causa se explica con la nueva situación de la comunidad, ya que «ahora cada cuatro años se piensa y se decide qué balance hay que hacer al término de una legislatura para elegir el voto». Pese a que el PP no haya logrado alcanzar la presidencia de la Junta de Andalucía, el protagonista del acto sí destacó el último paso de gigante dado al lograr gran cantidad de ayuntamientos. De esta manera, puso como ejemplo la gestión realizada por alcaldes como Pedro Rodríguez, en Huelva; Teófila Martínez, en Cádiz; o el propio Zoido, en Sevilla. A éste último se refirió para anunciar el gran reto del relevo en el Gobierno andaluz. «El cambio llegará con Juan Ignacio Zoido. El salto de calidad hacía el Gobierno andaluz lo daremos con él».

Nieto tuvo palabras también para analizar la realidad política actual española, puesto que en estos momentos «están en juego cosas esenciales, entre ellas el Estado de Derecho». En este sentido, quiso recalcar que «hay quien está intentando que todo vaya mal para que a ellos les vaya bien». Un alegato en defensa de la presunción de inocencia, puesto que «ni en España ni en Andalucía necesitamos patíbulos públicos».

Como no podía ser de otra forma, el alcalde cordobés subrayó cuáles son las líneas maestras de su gestión al frente del Ayuntamiento, que se apoya, principalmente, en el programa «Córdoba 10»: una hoja de ruta para dinamizar la creación de empleo y el desarrollo de la ciudad mediante el logro de diez objetivos, orientados hacia la recuperación económica, el turismo y la cultura.