Política

«He visto a ingenieros y arquitectos fregar platos por no dominar el inglés»

Antonio Rodríguez, un joven sevillano más que se labra su futuro en el Reino Unido.
Antonio Rodríguez, un joven sevillano más que se labra su futuro en el Reino Unido.

Tenía 29 años cuando en la empresa en la que llevaba cuatro trabajando le dijeron que no contaban con él. Meses más tarde despidieron a casi cien compañeros más. Por entonces, este joven sevillano ya tenía en mente embarcarse en una aventura en el extranjero, a pesar de haber encontrado un nuevo empleo, ser indefinido y casi mileurista. «No era muy prometedora mi perspectiva de futuro», recuerda Antonio Rodríguez, uno de los miles de jóvenes andaluces, sobradamente preparados, que dejó atrás muy a su pesar a familia y amigos para labrarse un futuro en Londres. «Miré en un mapa los países en los que tenía planta la empresa para la que trabajé. Fue una decisión lógica, el único idioma que hablaba con más o menos soltura era el inglés y, lo más importante, estoy a dos horas y media en vuelo de mi familia». La adaptación fue difícil. «He encontrado muchas cosas, más bien las he buscado. Lo básico, un trabajo bien remunerado y la posibilidad de progresar en mi empresa». Dos objetivos que no estaban a su alcance en Sevilla. «Aquí –Reino Unido– hay trabajo de calidad, pero sólo puedes acceder a él si tienes un nivel bueno de inglés y estás cualificado. He visto a ingenieros y arquitectos fregar platos y freír patatas porque no traían buen inglés». Su vida ha cambiado. En una multinacional de envases de vidrio realiza el control de calidad de la producción. Es el único español en la compañía, no en su entorno. «Cada día aparecen más andaluces, sobre todo jóvenes sin ataduras ni hipotecas», señala. «En Andalucía sí hay empleo, pero en condiciones inaceptables. Urge que los políticos cambien el modelo, debemos diversificar, especializarnos, empezar a ser grandes en algo además del sol, la playa y los invernaderos».