Literatura

«INRI», una novela de cine sobre la Vera Cruz

Los primeros años del cristianismo son una etapa muy sugestiva para la novela histórica. Al calor del nacimiento de la principal religión en la Historia de la Humanidad aparecen multitud de personajes e historias que ofrecen campo abierto a la creación, en este caso, literaria. El periodista de «Abc» Fernando Carrasco se ha volcado sobre este mundo en «INRI», la tercera novela que publica y que trata de la búsqueda de la Vera Cruz por parte de Santa Helena, que ayer fue presentada en la sede de la Fundación Cajasol.

Se trata de una obra muy esperada por sus lectores, ya que las dos anteriores, «El último imán de Ishbiliya» y «El hombre que esculpió a Dios», tuvieron una importante acogida. A medio camino entre la novela histórica y el thriller, Carrasco ha logrado trazar un gran fresco de cómo era aquella sociedad de un Imperio Romano que acababa de abrazar el Cristianismo. Se trata de un reto que el propio autor se puso antes de comenzar a escribir, ya que desde un principio quiso alejarse de los temas tratados en sus dos anteriores libros. «Desde un primer momento, tuve claro que quería hacer algo distinto y la historia de Santa Helena me interesó mucho desde el principio, y a partir de ahí quise desarrollar una trama basada en aquellos hechos reales, pero con personajes ficticios».

Buen aficionado al cine, al calor de las páginas se asiste a la lectura de una novela muy cinematográfica por sus descripciones y la manera en la que se cuenta la historia. De hecho, el propio autor confiesa que hay dos homenajes directos a «Espartaco», de Stanley Kubrick, y «La muerte tenía un precio», de Sergio Leone. «De hecho, Antonino, que es uno de los papeles de la película que interpreta Tony Curtis, es uno de los personajes. A mí el cine me apasiona desde siempre, es una novela muy cinematográfica, tipo superproducción de los años cincuenta, como «Ben-Hur» o «La túnica sagrada», pero claro, eso sucedía en los años cincuenta con Cecil B. Demille, no ahora, que ha cambiado todo mucho». Por ello, «INRI» permite un doble encuentro: conocer el origen del culto a la Vera Cruz y el mundo en el lejano siglo IV.