Política

Juanma Moreno: «Existe una posibilidad real de que haya un bloque del cambio PP-Cs»

Juanma Moreno arrancó la campaña electoral en Málaga y recorrerá varias veces Andalucía hasta el próximo 2 de diciembre. La caravana del candidato del PP se complementa con otras dos, la del presidente del partido, Pablo Casado, y la del secretario general, Teodoro García Egea.

Dice que la encuesta del CIS es un «fake». ¿Lo dice para no desmoralizar a su partido?

Hay una estrategia del PSOE de Pedro Sánchez y Susana Díaz que es usar las encuestas para desmovilizar. Por eso digo que es un «fake».
¿Qué le dicen sus datos?

Todas las encuestas coinciden en que hay una mayoría que quiere cambio en Andalucía y la nuestra nos indica que hay una posibilidad real como no ha habido nunca de que haya un bloque de cambio en la comunidad. Y eso es lo que tenemos en mente hasta el 2 de diciembre: que el PP lidere ese bloque.

Pese a ello todas las encuestas apuntan que el PSOE ganará las elecciones. ¿Cómo lo explica?

La realidad es que el socialismo ha creado una tupida red de influencia electoral en estos 40 años que ha estado ayudada por estructuras vinculadas al Gobierno como ha sido el caso de los ERE, en el que se han utilizado casi 800 millones de euros para favores políticos. Además, en la última investigación judicial se analiza si cinco consejerías estuvieron también tratando de comprar favores políticos con 4.300 millones de euros de presupuesto.

¿También Susana Díaz?

Susana Díaz no está limpia. Tiene la mancha del silencio, de no ser capaz de actuar en casos como el que hemos vivido con la Faffe o con el reciente de la consejera de Salud.

Si no alcanza la Presidencia de la Junta ¿prefiere ser líder de la oposición o vicepresidente en un Ejecutivo que lidere Cs?

No me planteo nada que no sea ser presidente de la Junta. Hace menos de dos años ganamos las elecciones generales en Andalucía y aspiro a que ese 1,4 millones de andaluces que cogieron la papeleta del PP la vuelvan a coger.

El cambio en Andalucía con Cs por encima del PP, ¿sería un éxito o un fracaso?

No contemplo esa posibilidad. Ninguna de las encuestas que hemos hecho incluye esa opción. Triplicamos en número de escaños a Cs y somos los únicos que durante 40 años hemos sido dique de contención de la soberbia y la impunidad de los socialistas.

¿Esa lucha entre PP y Cs perjudica a ese bloque del cambio del que habla?

La competencia es legítima. Hace cuatro años se convirtieron en el sostén de las viejas recetas socialistas. Yo conozco a gente de buena fe que votó a Cs creyendo que iban a provocar un cambio y no se ha hecho.

¿Quién se juega más el 2 de diciembre, Pablo Casado o Juanma Moreno?

Se la juegan los andaluces porque habrá un futuro incierto si vuelve a ganar el PSOE y gobierna con Podemos. Andalucía está en una circunstancia compleja, con una de las tasas de paro más altas de Europa y una pésima gestión de los servicios públicos en educación y sanidad y está envuelta en la sospecha de las irregularidades y la corruptela. Por eso, Andalucía se juega el ser o no ser: o apostamos por políticas nuevas o vamos a condenar a una generación a emigrar como ya lo hicieron hace cuarenta años.

Ha hablado del paro, ¿cuál es su fórmula para dar la vuelta a esta realidad?

A pesar de que Andalucía es un Fórmula 1 solo atraemos el 1,8 por ciento de la inversión extranjera. Apostamos por el BMI, una Bajada Masiva de Impuestos, de todos. Los vamos a poner al mismo nivel que los de la Comunidad de Madrid en una legislatura. El objetivo es atraer en cuatro años al menos el 6 por ciento de la inversión extranjera y con eso conseguir 600.000 puestos de trabajo para estar en la media del resto de España.
El PIB de la comunidad de Madrid está en 220.000 millones de euros y el de Andalucía en torno a 155.000 millones. ¿Su propuesta es viable?

El compromiso es real. Madrid, con dos millones menos de habitantes y menos impuestos recauda más que nuestra tierra.

¿Cómo mejorará la sanidad y la educación en Andalucía?

Vamos a despolitizar e introducir eficiencia en la gestión. Somos la última comunidad en inversión por habitante en sanidad y estamos 600 euros por debajo de la media en inversión por alumno. Vamos a quitar ese gasto superfluo de la red implantada por el socialismo y vamos a invertir en educación y sanidad. Por ejemplo, en cuatro años vamos a conseguir que desde que te diagnostican un cáncer hasta que te traten solo transcurran treinta días; o implantar los diez minutos por paciente en atención primaria; y eliminar la subasta de medicamentos.

¿Le preocupa que Vox entre en el Parlamento andaluz?

Me preocupa que el voto del cambio, que es el del Partido Popular, se divida. Éste es el momento del voto útil.

¿Ve a Vox como un potencial aliado del PP o como un peligro para la democracia?
Yo me centro en mi partido. Cualquier formación que compita en mi espacio político y electoral nos genera un problema. En Madrid, Esperanza Aguirre no fue alcaldesa porque Vox sacó una serie de votos, no tuvo representación y Carmena acabó como alcaldesa.

¿El acuerdo con el PSOE para renovar el CGPJ en un contexto de desprestigio de la Justicia era necesario ahora o le da munición electoral a Cs?

Las decisiones se toman dentro de un calendario legislativo y han llegado ahora. Se asume con normalidad.

¿Pero es de los que considera que habría que cambiar el modo de elección de este órgano?

Eso es un debate eterno que habría que abordar por consenso y ahora ya no se puede.

¿Cree que Susana Díaz se ha plegado a los intereses de Pedro Sánchez para contentar al independentismo catalán?

Absolutamente. Ha pasado de ser un león contra el Gobierno de Rajoy a no decir absolutamente nada sobre la gestión de Pedro Sánchez. No reclama la financiación autonómica o las infraestructuras pendientes y lo más doloroso para los andaluces es que Susana Díaz calla cuando los diputados socialistas andaluces votan que no a una ley para penalizar la quema de la bandera de España o que se pisoteen los símbolos de todos los españoles. Tampoco alza la voz cuando el vicepresidente en la sombra, Pablo Iglesias, va a una cárcel a negociar los Presupuestos con los independentistas. Susana Díaz mantiene una actitud sumisa frente a la cesión permanente al independentismo de Pedro Sánchez porque Díaz y Sánchez son dos caras de la misma moneda.

¿Es su última oportunidad para ser presidente de la Junta de Andalucía?

La última oportunidad es para el conjunto de los andaluces de cambiar en un momento histórico. El tiempo del socialismo y de Susana Díaz se ha acabado. Todas las comunidades autónomas que han tenido alternancia han prosperado y han mejorado.

¿Quiénes aportan más a su partido en la campaña, el dúo Pablo Casado y Teodoro García Egea o el que conforman Albert Rivera e Inés Arrimadas?

Sin duda alguna el de la dirección nacional del PP, que está dando una muestra clara de compromiso enorme con Andalucía.

¿Le ha dado ánimos para la campaña Soraya Sáenz de Santamaría?

He recibido muchos mensajes de compañeros y también el de Soraya. Casi todos los presidentes autonómicos, gran parte de la dirección nacional y eurodiputados me han respaldado.