La Audiencia da a Anticorrupción tres días para que se pronuncie sobre la recusación de Izquierdo

Se trata del magistrado designado ponente en el juicio de la pieza de los ERE que afecta a Chaves y a Griñán

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Se trata del magistrado designado ponente en el juicio de la pieza de los ERE que afecta a Chaves y a Griñán

Tres días. Éste es el espacio temporal que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha dado a la Fiscalía Anticorrupción para que ésta emita otro informe previo a la resolución de los incidentes de recusación promovidos por el PP-A y el sindicato Manos Limpias contra el magistrado y ex secretario general para la Justicia de la Junta, Pedro Izquierdo, quien fue designado ponente del juicio de la rama política del «macroproceso» de los ERE, la pieza centrada en el procedimiento específico por el que se repartieron las ayudas públicas, que afecta a los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Vía providencia, la sección que preside el magistrado Ángel Márquez ha acordado dar al Ministerio Público ese plazo y a través de otra ha pedido a la Sección Primera del tribunal provincial que le remita testimonio de lo que considera «esencial» para poder dictaminar en torno a la recusación del magistrado: el auto de transformación en procedimiento abreviado de la causa, los escritos de acusación existentes y la resolución posterior de apertura del juicio oral.

En la intrahistoria de este asunto hay varios hitos: tras la designación de Izquierdo, dos sorteos, uno público y un segundo a puerta cerrada, mediante; el juez rechazó abstenerse como ponente del juicio que sentará en el banquillo a Chaves y a Griñán al no encontrar razones para hacerlo por tener una «percepción subjetiva» de «poder ejercer de forma responsable» sus obligaciones profesionales como presidente de la Sala. Con todo, sí admitió que se habían producido «perturbaciones» en el tribunal y pidió a la Audiencia sevillana que decidiera. Luego la magistrada de la Sección Cuarta de ésta Carmen Barrero admitió a trámite los incidentes de recusación del PP y del mencionado sindicato y finalmente la causa recayó en la sección Tercera que ahora se mueve.