La banca ha suprimido un tercio de las plantillas con su reestructuración

La red de oficinas se ha reducido un 30% desde 2008, pasando de más de siete mil a 4.800

Las entidades bancarias han reducido su presencia notablemente
Las entidades bancarias han reducido su presencia notablemente

«Si no hay financiación no hay futuro». Así de tajante se mostraba hace unos días en LA RAZÓN el presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara.

«Si no hay financiación no hay futuro». Así de tajante se mostraba hace unos días en LA RAZÓN el presidente de la patronal andaluza, Javier González de Lara. El máximo responsable de la CEA cifraba además las consecuencias del «corte» de grifo financiero a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que suponen el 90% del tejido productivo andaluz: una de cada tres desaparecidas desde 2008 lo hicieron por falta de crédito. En cifras, suponen 18.000 pymes y autónomos menos. Esa mirada externa sobre las consecuencias de la reestructuración de la banca ha tenido también su reflejo en la propia composición del sistema financiero en Andalucía, donde la reducción de oficinas es palpable.

Las fusiones y absorciones entre entidades, así como el fin de las cajas de ahorro ha dejado un panorama desolador en la comunidad donde funcionan un tercio de las oficinas respecto a las existentes en 2008. En esa fecha, Andalucía disponía de 7.009 sucursales bancarias frente a las 4.860 que se mantienen actualmente, según datos aportados por el sindicato CC OO, extraídos de los informes anuales de la Asociación Estatal de la banca (AEB) y de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). El impacto sobre el empleo ha sido similar, con casi once mil puestos de trabajo destruidos –pasando de 37.335 contratados a 26.349–. Por provincias, Sevilla, Málaga y Cádiz han sido las más afectadas en ambas parcelas. Porcentualmente, sin embargo, Cádiz ha sido la más perjudicada al perder el 37% de las redes de oficinas y los empleos. En Sevilla la presencia de sucursales ha caído por debajo del millar (tenía 1.564), mientras que la plantilla global ha pasado de 8.500 a 5.900 personas.

En Málaga, el impacto más fuerte ha sido la eliminación de un tercio de sus oficinas, pero el empleo se ha mantenido a flote reduciéndose un 24% (de 7.400 a 5.600 empleados). Jaén es la menos afectadas en términos relativos en cuanto a sucursales se refiere, al haber perdido 89 de las 610 con las que contaba hace siete años. En el otro extremo, Almería ha mitigado la destrucción de puestos de trabajo a uno de cada cuatro.

Para CC OO, esta progresiva concentración del sistema financiero «es perjudicial porque va contra los intereses de la clientela y contra la libre competencia. Se pretende que el número de bancos en el país sea todavía menor, asentando el monopolio». Su secretaria general de la Agrupación del Sector Financiero, Isabel Frejo, lamenta que «la destrucción de empleo es permanente y constante. Se han dejado muchas localidades sin oficina, simplemente con lo que se denomina una oficina-ventanilla –una persona se desplaza allí periódicamente–, lo que provoca mucha exclusión financiera sobre todo en zonas rurales y ésa es una de las puertas de entrada a la exclusión social», advierte. Una valoración que coincide con la realizada por los empresarios alertando de la «pérdida de territorialidad». «Cuando un banco te daba la espalda podías buscar otro, si al final quedan cinco lo vamos a tener complicado», insistía el presidente de la CEA, «expectante» ante la nueva reestructuración que prevé tras la formación del nuevo Gobierno estatal.

Sobre el futuro, CC OO señala como la «amenaza» más inminente un ERE en el Banco Popular que de momento contempla 480 despidos en Andalucía, una cuarta parte de su plantilla actual. Frejo detalla además otros frentes por resolver como una oferta de salida voluntaria de La Caixa y la integración de BMN y Bankia sobre la que cree que «la afectación al empleo será pequeña y no alcanzará a las redes de oficinas».

La Caixa y Unicaja sobreviven

La Caixa es la que mayor representación tiene en la comunidad, tanto en número de sucursales (931) como en empleados, con más de cinco mil. La única de las entidades andaluzas que ha logrado su supervivencia, Unicaja, ocupa el segundo lugar con 643 oficinas y 3.700 trabajadores. En el extremo opuesto se sitúa Bankia, que ha reducido su red a 67 oficinas, eliminando el 77% de las existentes en 2008 y ha despedido a dos de cada tres profesionales.

Por su parte, el portavoz de la AEB, José Luis Martínez Campuzano, defiende que «en la mayoría de los casos los ajustes de plantilla se han llevado a cabo de forma no traumática» y los justifica porque «los bancos deben adaptarse a los cambios que pide el cliente en el servicio financiero, que ahora en buena parte pasa por un mayor componente digital».

Respecto a la apertura del crédito, Martínez Campuzano señala que «en la primera mitad del año hemos visto cómo el nuevo crédito desde los bancos ha crecido a ritmos de dos dígitos. Los bancos españoles han hecho un importante esfuerzo para ofrecer financiación a la pequeña empresa y a las familias, con tipos de interés mínimos históricos. Incluso en el caso de hipotecas, por debajo en algún momento a los tipos de interés promedio europeos». La AEB augura «una mejora del sector en los próximos meses» por «la fortaleza de la economía española; la política monetaria exhausta y el final de la incertidumbre regulatoria».

La reconversión de las entidades andaluzas

Caixabank. Integrada por La Caixa, Caixa Girona, Banco de Valencia, Banca Cívica (Cajasol, Caja San Fernando, El Monte y Caja Guadalajara), Cajanavarra, Caja Canarias y Caja de Burgos. Cajasol entró a formar parte de Banca Cívica en septiembre de 2010 y en agosto de 2012 fue absorbida por Caixabank.

Kutxabank. BBK, Kutxa, Caja Vital y CajaSur. Fue la primera caja intervenida, en mayo de 2010, y adjudicada a BBK en mayo del año siguiente.

Banco Sabadell. Compuesta por Banco CAM y Caja Mediterráneo, entregada a Sabadell en 2012.

Banco Popular. El Banco de Andalucía y seis entidades más lo conforman.

Unicaja Banco. La única de las cajas públicas andaluzas que permanece activa. Junto a la antigua Unicaja, se incluyen en la nueva entidad Caja de Jaén y Banco CEISS/Caja España-Duero.

BMN. CajaGranada se unió a Cajamurcia y Sa Nostra.

Caja Rural del Sur. Mantiene 1.089 de las 1.160 personas en plantilla y ha cerrado 28 sucursales.