La Cámara de Cuentas admite ahora «fallos» en el control de las ayudas

El presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López
El presidente de la Cámara de Cuentas, Antonio López

El presidente de la Cámara de Cuentas de Andalucía, Antonio López, admitió ayer que «ha podido haber fallos en los mecanismos de control, tanto internos como posiblemente externos», en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta que investiga la juez Mercedes Alaya.

La Cámara de Cuentas, según dijo, «podría haber hecho mejor su trabajo» en el control previo de las ayudas públicas. Lo hizo en una entrevista con Canal Sur Televisión en la que López apuntó, asimismo, que a la hora de fiscalizar las ayudas de los ERE en su momento el ente fiscalizador «no centró su atención en esos programas». «Y es cierto –añadió– que la primera alerta la ofreció el mecanismo de control interno, mientras que el control externo llega 'a posteriori', cuando han ocurrido los hechos». Es decir, López admitió la falta de fiscalización de la ya famosa partida 31L, conocida como el «fondo de reptiles».

«Si estas presuntas irregularidades han ocurrido es porque ha fallado algo y hay que corregir», insistió el presidente de la Cámara de Cuentas, quien recalca ahora que la entidad fiscalizadora «podría haber hecho mejor su trabajo» a la hora de detectar irregularidades en los ERE. López considera que «no es fácil saltarse los mecanismos de control interno y externo; están para velar y garantizar el buen cumplimiento de la actividad financiera en el sector público», lo que, a su juicio, «no quita» que «haya espacios que no han sido regulados adecuadamente y han sido obviados en un momento dado con intención de cometer irregularidades, por lo que hay que tener mecanismos rápidos para corregir los fallos que se hayan podido detectar», dijo.

Reconoció que la imagen de la Cámara «se ha podido ver resentida» por el caso de los ERE. «Sería necio negarlo –llegó a aseverar–, pues ser el centro de atención mediático por filtraciones ha traído consecuencias que han podido dañar la imagen de seriedad de la Cámara». Con todo, López rechazó el hecho de que la entidad haya intentado «favorecer» o apoyar a la Junta con el informe sobre los ERE. Punto éste que cree «totalmente falso y un error».

En su opinión, el informe de los ERE «es muy completo y riguroso, donde se analiza con sumo detalle las situaciones que se han producido». Si bien, cabe recordar que en ente fiscalizador se vio envuelto el año pasado en una polémica después de que su Pleno, con mayoría de consejeros nombrados a propuesta de PSOE e IU, acordara en julio suprimir un párrafo del anteproyecto de informe que, según el PP, «señalaba directamente» al presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Ese parágrafo aludía, en concreto, a que el «Consejo de Gobierno –presidido por Chaves y luego por Griñán– y el titular de la Hacienda –el segundo en la etapa investigada–» autorizaron de 2001 a 2010 modificaciones presupuestarias fuera de la norma.