La defensa jurídica y la comunicación al servicio de nuevas necesidades

Nace «Openlaw», una empresa que aúna herramientas de diferentes disciplinas para resolver problemas de particulares y compañías

Los socios de «Openlaw» son cuatro abogados expertos en diversos ámbitos y un especialista en comunicación
Los socios de «Openlaw» son cuatro abogados expertos en diversos ámbitos y un especialista en comunicación

Nace «Openlaw», una empresa que aúna herramientas de diferentes disciplinas para resolver problemas de particulares y compañías

No es un despacho de abogados al uso ni una agencia de comunicación convencional, aunque también ofrece estos servicios de manera independiente. «Openlaw» es, en palabras de su responsable del área de empresa, Candelaria Carrera, «un nuevo concepto que aúna servicios jurídicos integrales y de comunicación para garantizar una defensa total y completa». De esta manera, ofrece a los clientes la posibilidad de reparar cualquier abuso o perjuicio en los tribunales, pero a la vez tiene la capacidad de analizar cada caso para dirimir si realmente la mejor vía es la judicial o son preferibles otras soluciones, como la negociación, que pueden ser mucho más rápidas y satisfactorias.

«Openlaw» acaba de echar a andar gracias al empeño de cuatro abogados especialistas en diversos ámbitos y un experto en comunicación. Algunos de ellos llevan ejerciendo la abogacía más de 15 años, por lo que la experiencia está más que acreditada. Según Carrera, «hemos detectado que, para la mayoría de las personas, no se hace justicia no sólo en los tribunales, sino en sentido genérico». La empresa cuenta con un centenar de colaboradores, asesores y peritos que cubren ámbitos tan dispares como la ingeniería, arquitectura, urbanismo, medicina, psicología, estadística, finanzas, propiedad intelectual e industrial, informática y posicionamiento web. Así, se abordan los problemas con los instrumentos del derecho y de la comunicación, por separado o combinados, según el caso que corresponda, o incluso generando nuevos instrumentos en los que participan especialistas de diferentes campos.

Carrera, igualmente, subraya la necesidad de las empresas de elaborar un buen plan de comunicación «no sólo para dar a conocer sus excelencias y bondades, sino para mejorar las cuentas de resultados en cada ejercicio». El ámbito empresarial, por tanto, no sólo reclama acciones judiciales concretas, aunque a veces sean necesarias, sino saber ganarse el prestigio y la reputación social. En estos casos, «Openlaw» ofrece una comunicación estratégica avanzada, capaz de demostrar la excelencia de estas empresas y defender sus intereses en un territorio concreto o en todo el ámbito nacional, incluso en el extranjero. Igualmente, puede dotar de instrumentos de responsabilidad corporativa o de «compliance» legal, todo ello «en un paquete único e integral».

Y todo ello siguiendo una filosofía basada en el «derecho plural». «Si buscas una solución a un problema desde un único punto de vista, probablemente no será una solución eficaz», sostiene Carrera, quien remarca la voluntad de estos profesionales de «estar en la calle» porque «tenemos que trasladar a la sociedad lo que ésta te proporciona». Los temas que más preocupan a este grupo de profesionales son, entre otros, la violencia de género, los abusos bancarios, la potenciación del tejido empresarial mediante la responsabilidad social y la comunicación, la protección del autónomo, la pluralidad sexual, la calidad ambiental, la defensa de los animales, la gestión cultural, la propiedad intelectual y los derechos de autor desde una perspectiva acorde a los nuevos tiempos. De hecho, los miembros de «Openlaw» seguirán destacándose por su labor como observadores jurídicos internacionales en el Sáhara. La empresa tiene un fuerte compromiso social porque, en palabras de Carrera, «el factor humano es importante». «Lo que le pasa a esa persona o a esa empresa es muy importante, así que hay que tener empatía», sostiene, al tiempo que aboga por «hablar de forma sencilla» y por abordar un «proceso horizontal de comunicación».

La tecnología está revolucionando la comunicación y también cambiando los formatos tradicionales. En este sentido, se apuesta por elementos tecnológicos que ayuden a adaptarse a los nuevos usos y costumbres. En este punto, las redes sociales juegan un papel importante, puesto que «incluso pueden ayudar a dar información de las empresas». Sin embargo, Carrera puntualiza que los medios de comunicación tradicionales «son los que generan debate».

Apoyo legal para abordar los desafíos que presenta internet

«Openlaw» tiene sedes en Badajoz y Sevilla y cuenta con una ambiciosa política de expansión que, en 2017, conllevará la apertura de nuevas sedes en Madrid, Málaga y Lisboa. Sin embargo, al calor de las nuevas tecnologías y de internet, su ámbito de actuación es global. Precisamente, a raíz de la expansión de la red de redes, existen nuevos límites y problemas en la legalidad de determinados procedimientos. Por ello, «Openlaw» también aborda la optimización legal de las páginas web, mediante el asesoramiento, redacción y actualización normativa sobre avisos, datos legales o políticas de privacidad.