La Feria más larga de la historia

La Razón
La RazónLa Razón

El debate quedó abierto tras la Feria de Abril de este año. Dada la fecha tan retrasada de la Semana Santa de 2014, si mediaban dos semanas entre dicha celebración y la Feria, ésta se celebraría íntegramente en mayo. Finalmente, tras consultar con diversos agentes del sector turístico local, el Ayuntamiento ha decidido que la Feria del año que viene tenga lugar en su totalidad en mayo, concretamente desde el día 5, rompiéndose nuevamente la tradición de que, al menos, un día quede enmarcado en abril.

Evitar que la concentración de ambas fiestas se traduzca en una caída del cómputo global de turistas es el principal argumento que esgrimió el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, en la reunión celebrada con los representantes de los hoteleros, hosteleros y agencias de viajes. «Hemos analizado los datos de visitas y lo mejor es dejar transcurrir dos semanas», subrayó Serrano, quien confirmó que la decisión se tomó tras constatar la «unanimidad» de los empresarios. Ahora, la medida se comunicará a las organizaciones sindicales y a los grupos de la oposición, aunque parece que no pondrán demasiadas objeciones dado su gran respaldo.

«La única pega es que la Feria comenzará el 34 de abril y no el 30», bromeó Serrano, quien confirmó además que no habrá ningún día festivo en la celebración. Sin embargo, este retraso en el calendario repercutirá de manera positiva en el turismo, puesto que la Feria quedará unida al puente festivo del 1 de mayo e, incluso, la celebración también del Gran Premio de Motociclismo de Jerez también contribuirá a atraer más visitantes.

Según el presidente de la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas, Antonio Távora, el Gobierno local les reconoció que «técnicamente era muy difícil desmontar los palcos y luego tener preparada la Feria». Por ello, valoró de forma positiva la medida, puesto que «en el puente del 1 de mayo vienen muchos madrileños, que podrían vivir luego la preferia e incluso algunos días posteriores». Casi diez días de celebración que servirán para mantener el tono de la principal industria de la ciudad. Un sector que, a pesar de la crisis, sigue sosteniendo la economía local.