La Fiscalía de Málaga investiga la falta de personal en el hospital Materno Infantil

Satse denunció el déficit de matronas, a lo que se ha sumado la existencia de “conflictos” en otras cuatro unidades

El encargado de sanidad en el Consejo de Gobierno es Aquilino Alonso
El encargado de sanidad en el Consejo de Gobierno es Aquilino Alonso

Satse denunció el déficit de matronas, a lo que se ha sumado la existencia de “conflictos” en otras cuatro unidades

La falta de matronas en la unidad de Partos/Urgencias del hospital Materno Infantil de Málaga es una cuestión judicial desde el pasado 30 de diciembre. En un escrito fechado ese día, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, el fiscal jefe provincial, Juan Carlos López, comunicó al Sindicato de Enfermería Satse que había incoado diligencias de investigación por si la escasez de recursos humanos que esta organización le trasladó pudiera ser constitutiva de «infracción penal».

La historia de puños por «garantizar la calidad» del servicio que se presta a los pacientes arrancó «hace dos años», según relató ayer a este periódico el delegado de Satse en el mencionado hospital, Manuel Quero. Desde entonces, el sindicato ha cursado cinco denuncias al Ministerio Público ante la «situación de riesgo» que, a su entender, provoca el hecho de que sólo cuatro matronas tengan que «responsabilizarse» de «los cuidados de trece paritorios, ocho camas del área de Observación y la consulta de Urgencias». Ello, pese a que, según Satse, la propia dirección del centro estableció que el número de esas profesionales debía de ser de «seis o siete en los turnos de mañana, tarde y noche». Ahora la Fiscalía ha tomado cartas en el asunto, pero éste no es el único foco de conflicto abierto en el Materno Infantil, todos ellos, «consecuencia directa de los recortes que se han producido en sanidad», deslizó Quero, una materia de la que se ocupa el departamento que coordina el consejero Aquilino Alonso.

De hecho, el Sindicato de Enfermería ya ha elevado también a la Fiscalía una cascada de denuncias en las que le avisa de «lo que está sucediendo en otras cuatro unidades» y confía en que ésta actúe de nuevo en esos casos» ya que «se trata de una problemática similar», apuntó Quero. Aludía a la UCI de Pediatría, dos plantas de Puerperio y el quirófano de Urgencias de Toco/Ginecología, cuyos profesionales decidieron en asamblea mostrar su «malestar» e «indignación», así como elevar a la gerencia del hospital unos documentos en los que se advertía de la apertura de «un proceso de conflictividad laboral», además del protagonizado por el colectivo de matronas, que podría llegar «al extremo de convocar huelgas».

Por lo que respecta a la UCI de Pediatría, con trece camas, Satse critica el «incumplimiento sistemático» de una ratio que tendría que ser de siete enfermeras y cuatro auxiliares de enfermería por las mañanas y de seis y tres por la tarde y noche. En este punto, fuentes del sindicato ejemplificaron las situaciones que «se viven» en dicha unidad: «El pasado 7 de enero en el turno de mañana cinco enfermeras se encargaron del cuidado de diez niños con características que requerían un gran atención todos ellos, por lo que las profesionales se encontraron sobrecargadas de trabajo y hasta sobrepasadas», dibujaron.

En relación a los quirófanos de Toco/Ginecología de Urgencias de Maternidad, la organización ha puesto el foco en «los continuos descubiertos de enfermeras en todos los turnos» que se vienen produciendo «desde mayo de 2016» por la «falta de sustituciones de bajas y por jubilaciones». Esta unidad consta de dos quirófanos y una reanimación postquirúrgica y su actividad no puede programarse, recuerdan, por su propia naturaleza. Y hay más. Las dos plantas de Puerperio, por su parte, constan de 31 camas para las mujeres que dan a luz. Para atenderlas ha de haber tres enfermeras por las mañanas y dos durante las tardes y las noches. Sin embargo, «es muy frecuente» que esto no sea así, e incluso que las pacientes «sufran el problema añadido de ser desplazadas para cubrir puestos descubiertos en otras unidades, desvistiendo a un santo para vestir a otro», censuraron las mismas fuentes de Satse. Esto sumado a que «en la tercera planta de Puerperio» la plantilla se reduce a «dos enfermeras y un auxiliar por la mañana y una de cada categoría para cubrir la tarde y la noche», detallaron. En ese escenario, Quero no dudó en aseverar que «existen problemas estructurales y de escasez de personal en los hospitales de Málaga» e instó al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a «ponerse las pilas para resolverlos de una vez por todas».

De momento, la dirección gerencia del Regional aseguró a través de un comunicado, tras conocer la apertura de diligencias por parte del Ministerio Público, que «las necesidades de personal de enfermería están adecuadas a las asistenciales» y que «se están cumpliendo los ratios conforme establecen normas y estándares de aplicación». Si bien, parece que el movimiento de la Fiscalía no les ha resbalado puesto que fuentes de Satse desvelaron a este diario que durante la tarde de ayer se pusieron en contacto con el sindicato para transmitirles su «voluntad de sentarse a dialogar», después de «meses de denuncias». «Sólo perseguimos la seguridad para pacientes y profesionales», condensó Quero.