La integración vence en un PSOE-A en el que Díaz encabezará una lista con 15 «sanchistas»

Gómez de Celis y Toscano, entre los delegados que representarán a Sevilla en el congreso federal

Susana Díaz, junto a Micaela Navarro, en la sede del PSOE-A
Susana Díaz, junto a Micaela Navarro, en la sede del PSOE-A

Gómez de Celis y Toscano, entre los delegados que representarán a Sevilla en el congreso federal

Después de que la militancia del PSOE enviara ciertos mensajes de regreso a sus remitentes y de tiempos atiborrados de desencuentros en el partido, una cierta calma parece haber llegado a la federación andaluza, en la que su secretaria general y presidenta de la Junta, Susana Díaz, se ha volcado para deshacerse de la etiqueta de perdedora. Durante la jornada de ayer tuvieron lugar los denominados congresillos en seis de las ocho provincias de la comunidad de los que salieron las listas de delegados al 39 Congreso Federal que se celebrará en junio y en todos los territorios se aprobó por aclamación una única hilera de nombres de consenso, excepto en Granada y Huelva que fueron adelante por una mayoría del «90 por ciento», según apuntaron fuentes socialistas ayer a LA RAZÓN, aunque en la última, la plataforma «Militantes en pie» mostró su rechazo a que sólo incorporara a una de los suyos. En Sevilla, epicentro de la pelea táctica en las primarias, el sector afín a Díaz, de un lado, y el leal al secretario general electo de los socialistas, Pedro Sánchez, de otro, alcanzaron finalmente un acuerdo en la madrugada previa al cónclave y tras discrepancias en torno a la cuota de comisionados que correspondía a los «sanchistas». Fueron capaces de designar, en base a los apoyos obtenidos en los comicios internos, a los 56 delegados que representarán al PSOE sevillano en la cita nacional, de los que 41 son dirigentes partidarios de la presidenta del Gobierno regional y los 15 restantes pertenecen al ala de Sánchez.

La propia presidenta andaluza encabezará un listado en el que la sigue el presidente de la Diputación de Sevilla y uno de los considerados como sus «padres» políticos, Fernando Rodríguez Villalobos, tras el cual figura la secretaria general provincial, Verónica Pérez, como número tres. A partir de ahí, el resto de componentes se ordenaron por orden alfabético y de forma paritaria, según explicaron a este periódico otras fuentes del partido, que confirmaron que la relación incluye al tildado de «enemigo íntimo» de la presidenta del Ejecutivo andaluz: el coordinador de estrategia y comunicación de Sánchez durante su campaña de las primarias, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Y no es el único aliado convencido del secretario general que existe en ella. Aparecen también el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, y las ex delegadas municipales capitalinas Nieves Hernández, quien actuó por un tiempo de portavoz de las plataformas de militantes que florecieron por toda España, y Maribel Montaño. Durante la jornada de hoy le tocará el turno de designar a sus delegados a las provincias de Córdoba y Málaga. Se prevé que la consigna sea de nuevo la lista única. Tras la tormenta, casi siempre escampa.