La jueza de los ERE archiva la causa contra un ex viceconsejero

La Audiencia de Sevilla ya había librado a Suárez del banquillo en la rama política del caso que afecta a Chaves y a Griñán

La jueza María Núñez Bolaños

La Audiencia de Sevilla ya había librado a Suárez del banquillo en la rama política del caso que afecta a Chaves y a Griñán

La Audiencia de Sevilla ya redujo el banquillo de los acusados en la rama política del «macroproceso» de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos al exculpar en marzo en el ámbito de esa pieza armada en torno al procedimiento específico por el que se repartieron las ayudas al que fuera viceconsejero de Innovación, Ciencia y Empresas de la Junta Gonzalo Suárez, quien fue procesado por el juez Álvaro Martín junto a, entre otros, los ex presidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán. La Sección Séptima del tribunal provincial estimó su recurso y consideró que no había «indicios sólidos» para cimentar que el ex alto cargo hubiera podido participar en la «creación» y el «mantenimiento» del sistema por el que se implantó lo que tildó de «urdimbre jurídica». La Audiencia tomó esa decisión en contra del criterio de la Fiscalía Anticorrupción que solicitó que no se le sacara de la lista de investigados a juzgar, como hicieron también las acusaciones particulares que ejercen en el proceso el PP y el sindicato Manos Limpias. Pero ahora ha llegado otra versión aumentada de lo mismo. La instructora de la «macrocausa» de los ERE, María Núñez Bolaños, ha archivado lo actuado contra el ex viceconsejero de Innovación, Ciencia y Empresas vía auto, fechado el 30 de marzo y consultado por este periódico. La titular del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla argumenta en esencia para soportar su avance que los hechos por los que se investiga a Suárez en la llamada rama política del proceso que afecta a los socialistas Chaves y Griñán son los mismos que se analizan en la matriz del caso vinculados a su paso por el Gobierno autonómico entre mayo de 2004 y marzo de 2005. No se aprecian, asevera la magistrada en su resolución, «hechos diferentes imputables» al ex alto cargo de la Junta y se ha sobreseído lo que se le achacaba en la pieza del procedimiento específico, por lo que opta por dar carpetazo ella también. Un movimiento que, matiza en su resolución, «deberá conllevar necesariamente» la cancelación de la responsabilidad civil y de las medidas cautelares que se le impusieron. Cabe recordar en este punto que la instructora primigenia de la «macrocausa» de los ERE irregulares, la jueza Mercedes Alaya, fijó para Suárez una fianza de 1.598.384 euros, que luego modificaría al alza en abril de 2015 hasta establecerla en 1.602.390,52. La Audiencia sevillana había dejado una puerta abierta a que el ex viceconsejero no pudiera aseverar que se había liberado ya de la alargada sombra de los ERE al apuntar que habían tomado su determinación, con independencia de que pudieran apreciarse «otras responsabilidades penales en la concreta decisión de concesión de ayudas con fondos de la Junta a empresas inmersas en procesos de reestructuración empresarial mediante expedientes de regulación de empleo», así como en relación a otras subvenciones directas que se hubieran asignado a entidades que «están siendo objeto de investigación en varias piezas de la causa matriz», para el caso de que en las pesquisas concretas llevadas a cabo en torno a ellas se desprendiera «responsabilidad penal atribuible al apelante». Lo que sí se puede afirmar ya es que, a diferencia de lo sucedido con otros encausados como los también ex viceconsejeros Agustín Barberá y Jesús María Rodríguez Morán o el ex consejero Salgueiro Carmona cuyos procesamientos sí confirmó el tribunal provincial; Suárez no formará parte del juicio que protagonizarán los ex presidentes.