Actualidad

La Junta busca arquitectos becarios con hasta 37 años por 16.000€ brutos

Puntúa el expediente académico, la experiencia profesional, los idiomas, la docencia y las publicaciones aunque el requisito que más se valora es una entrevista personal

Puntúa el expediente académico, la experiencia profesional, los idiomas, la docencia y las publicaciones aunque el requisito que más se valora es una entrevista personal

Publicidad

Un licenciado en arquitectura con experiencia profesional constatable, con conocimientos de idiomas –al menos un nivel intermedio que equivale a un B2–, con un buen expediente académico, publicaciones e incluso que haya ejercido la docencia puede optar a trabajar en la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía como becario. En concreto, la oferta de plazas asciende a tres y la remuneración establecida es de 16.200 euros al año brutos, que equivale a 12 mensualidades de 1.250 euros (incluida Seguridad Social) al mes –los becarios no cotizan por desempleo–. La edad límite para optar a una de las vacantes que se oferta es no haber cumplido los 36 años a la fecha de publicación de la convocatoria, límite de edad al que se podrán añadir dos años más en el caso de acreditar que se está al cuidado de hijos o de personas dependientes, es decir, que con 37 años se puede ser becario en la Administración andaluza.

La convocatoria, consultada por este periódico, se publicó el pasado 5 de abril en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Se trata de una resolución fechade la Secretaría General de Vivienda, por la que se realiza la convocatoria para la concesión de subvenciones, en régimen de concurrencia competitiva, de becas de formación, investigación y apoyo en materias relacionadas con la cooperación internacional y el fomento de arquitectura para 2018-2019.

Según argumenta la convocatoria, la Consejería de Fomento y Vivienda «promueve la formación técnica especializada de personas licenciadas y graduadas universitarias en las siguientes materias: fomento de la calidad de la arquitectura –con el objetivo de mejorar las características constructivas, funcionales y económicas de las edificaciones y su aportación al buen orden de las ciudades, barrios y el paisaje, potenciando la sostenibilidad de las mismas–; y cooperación internacional al desarrollo –con el objetivo de intercambiar conocimientos y experiencias, así como contribuir a la mejora de las condiciones de vida en aquellos países con los que esta Consejería mantiene una relación de largo aliento, en sus ámbitos de competencia–».

Los requisitos para estas tres plazas están fijados en la Orden de 8 de marzo de este año. Es ahí donde se determinan y cuantifican los criterios de valoración que van desde el expediente académico a la experiencia demostrable. El último es una entrevista personal realizada por los servicios de la Consejería que puede suponer el 30 por ciento del valor total

Publicidad