La Junta pide más calidad y compromiso con el empleo turístico a los empresarios

El consejero del ramo destaca que el sector tiene más trabajadores que nunca (372.000), pero en precario. Los hoteles arrancaron 2017 con 85 contratados menos que en 2016, pese al «boom» de visitas

El consejero de Turismo, Francisco Javier Fernández, en un desayuno informativo de Europa Press en Málaga
El consejero de Turismo, Francisco Javier Fernández, en un desayuno informativo de Europa Press en Málaga

El consejero del ramo destaca que el sector tiene más trabajadores que nunca (372.000), pero en precario. Los hoteles arrancaron 2017 con 85 contratados menos que en 2016, pese al «boom» de visitas

Andalucía arrancó enero de 2017 con 21.420 trabajadores contratados en sus establecimientos hoteleros, como refleja la encuesta de ocupación hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE). Después de alcanzar los mejores resultados turísticos de su historia, al contabilizar 28,2 millones de turistas (+8,2 %), 51,5 millones de pernoctaciones hoteleras (+7,9 %) y una estimación de crecimiento del sector de un 5 por ciento en 2017, el inicio del año no pudo ser más descorazonador, pues esos 21.420 empleados resultaban ser 85 menos que en 2016. El gran bastión económico de la comunidad, el turismo, no es una gallina de huevos de oro. Detrás de las macrocifras se esconden mucha precariedad y temporalidad.

Sin ser el dato de los hoteles definitivo sí resulta sintomático. De hecho, ayer el consejero de Turismo, Francisco Javier Fernández, reclamaba más más calidad y confianza de los empresarios en los trabajadores del sector, que en su conjunto sí ha crecido, al menos según un estudio que reveló el responsable del ramo en un desayuno informativo de Europa Press y del que resaltó que Andalucía ha alcanzado «el mayor volumen de trabajadores en actividades turísticas conocido hasta ahora». La cifra con la que se cerró 2016 alcanzó los 372.100 trabajadores, «la mayor de nuestra historia y un 4,2 por ciento más que el ejercicio anterior».

Fernández resaltó que, pese a los buenos datos, cuando «rascamos la superficie empezamos a ver una realidad que tiene un amplio margen de mejora». La ratio de trabajadores con jornada completa sobre los que tienen jornada parcial está todavía por debajo de la de 2008; y la tasa de temporalidad sigue subiendo, sin contar con las condiciones laborales de algunos colectivos como las camareras de piso.

«Debemos procurar que haya un crecimiento cualitativo que refuerce al sector y lo haga más sostenible, y ahora que el viento sopla a favor es buen momento para que las empresas vuelquen su confianza en sus trabajadores», indicó el consejero andaluz de Turismo.

«Las grandes cifras que está aportando el turismo se tienen que notar también en la calidad del empleo. Es necesario el apoyo del sector», añadió Fernández, que cree necesario «aprender a vivir» con modelos de negocio que no aportan valor añadido al mercado de trabajo como las plataformas Airbnb o Uber.

Para mejorar la situación laboral del sector apuntó a las actuaciones impulsadas para reducir la estacionalidad en Andalucía y también ha recordado la petición al Gobierno central de que rebaje el IVA turístico y bonifique a las empresas que mantienen el empleo fuera de la temporada alta, con reducciones en las cuotas de la Seguridad Social.

Las líneas de incentivo de la Consejería que por primera vez dan prioridad a las empresas que se comprometan con la creación de empleo y con la calidad del mismo, priorizando, por tanto, a aquellas que apliquen medidas de mejora de las condiciones sociolaborales de sus empleados, las que mantengan más del 70 por ciento de la plantilla con contrato indefinido, las que ayuden a reducir las desigualdades de género e incluso las que respeten la conciliación laboral y familiar.

Precisamente ayer, el INE daba a conocer lo datos del último mes. Las pernoctaciones hoteleras bajaron un 10,2% en marzo en Andalucía, con 3,3 millones, cifra condicionada porque la Semana Santa ha caído en abril este año y no marzo.

Más fondos para arreglar las playas tras el último Temporal

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, garantizó ayer que el Ejecutivo central estará «a la altura de las circunstancias» y aportará fondos para arreglar los daños ocasionados por los fuertes vientos en las costas de Málaga, Cádiz y Granada. Se está procediendo en estos momentos a la evaluación de los citados daños por parte de los servicios de demarcación de las costas en los distintos territorios afectados. El delegado del Gobierno en Andalucía dijo que espera llevar una «primera valoración de daños» a la reunión que mantendrá hoy en Madrid con la directora general de Costas del Ministerio de Medio Ambiente para abordar este asunto. Andalucía recibió recientemente unos fondos para obras de emergencia que serán utilizados «inmediatamente» y en parte para abordar esta nueva situación. «Pero si es necesario sumar otros, seguro que los tendremos por parte del Gobierno», señaló Sanz. Se actuará «en consecuencia» para que, «en el menor tiempo posible», se restablezcan las condiciones adecuadas ante la cercanía de la temporada de verano como cuando el Gobierno se comprometió a dejar las playas en las mismas condiciones que antes de la Semana Santa.