La Junta «promociona» fondos a los ayuntamientos congelados desde 2012

Hacienda señala que ha destinado 3.785 millones desde 2008. La Patrica sigue inalterable en 480 millones

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, tras entregar en el Parlamento las cuentas para 2017
La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, tras entregar en el Parlamento las cuentas para 2017

La Consejería de Hacienda y Administración Pública emitió ayer un comunicado en el que señalaba que el Ejecutivo andaluz ha destinado a las corporaciones locales 3.785 millones de euros desde 2008, derivados de la participación municipal en los tributos autonómicos. Hacienda detalló la cuantía que corresponde a cada provincia en el ejercicio 2017 y añadió que la Patrica, la Participación de las Entidades Locales en los Tributos de la Comunidad Autónoma (Patrica) «se mantiene inalterable a pesar de las exigencias de consolidación fiscal impuestas por el Gobierno central».

Falta, sin embargo, una pieza para acabar de encajar el puzzle de la financiación de los ayuntamientos. Y entender las quejas de muchos alcaldes. La asignación de la Patrica está regulada por una ley que aprobó el Parlamento antes del verano de 2010. Lleva congelada desde el año 2012. Esta normativa recogía que la dotación para los ayuntamientos se iría incrementando a razón de 60 millones de euros anuales, hasta alcanzar en 2014 los 600 millones de euros. A partir de 2014, la asignación crecería en función de los ingresos tributarios de la comunidad. Unos ingresos que, por cierto, han ido al alza en los últimos ejercicios. Concretamente, la recaudación tributaria acumulada hasta noviembre de 2016 ha aumentado un 8,19 por ciento. 13.100 millones, frente a los 12.109 millones con fecha del mismo mes del año anterior.

La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, tuvo de hecho que responder a finales de octubre cuando el Consejo de Gobierno aprobó el Proyecto de Ley de las cuentas de 2017, sobre esta nueva congelación. Su explicación fue que la activación de la ley requiere un «debate añadido» puesto que la mayoría de los ayuntamientos cuentan con superávit y el recelo del Gobierno andaluz es a que estos ayuntamientos usen los fondos incondicionados de la Junta para pagarle al Estado. «Hay que estudiar ese incremento, no se vaya a destinar la Patrica al pago de deuda» contraída con el Gobierno, deslizó. El principal débito de las corporaciones locales con el Ejecutivo de la Nación se deriva del Plan de Pago a Proveedores, del que se benefición también la Junta de Andalucía.

La Junta destacó ayer asimismo un incremento del 8,9 por ciento en el Plan de Cooperación Municipal. En la presentación de las cuentas de 2017, Hacienda señaló que de este fondo el Gobierno autonómico aporta el 71,9 por ciento de los recursos, que se elevan hasta los 759,2 millones de euros.

Respecto a la Patrica, la Consejería de Hacienda detalló que los ayuntamientos de la provincia de Almería recibirán 48,2 millones de euros para los ayuntamientos, mientras que 60,58 millones de euros irán a Cádiz; 47,46 millones a Córdoba; 64,42 millones a Granada; 34,39 millones a Huelva; 44,85 millones a Jaén; 83,43 millones a Málaga; y 96,63 millones de euros a la provincia de Sevilla.

Los ayuntamientos reciben los fondos de la Patrica a través de cuatro partidas trimestrales. La distribución se realiza atendiendo a variables que tienen en cuenta la población, dispersión geográfica o superficie urbana.