La Junta recauda 221 millones por el canon del agua en 43 meses

Dice haberlos destinados a las infraestructuras de depuración que los constructores exigen

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, ayer en Córdoba
El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, ayer en Córdoba

El canon del agua, un porcentaje de las facturas de los andaluces por ese suministro destinado en teoría a la construcción de infraestructuras hidráulicas, ha acumulado algunos titulares desde que en 2010 lo impulsara el Gobierno presidido entonces por José Antonio Griñán.

En relación con él, y a tenor de una respuesta escrita del consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, fechada el 28 de octubre de 2015, pero publicada en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía (BOPA) de ayer, se puede aseverar que ha servido para que la Junta atesorara en unos tres años y medio, en concreto en 43 meses, 221 millones de euros.

El periodo de recaudación, que geográficamente abarca todo el mapa autonómico, comprendería «desde la implantación del canon de mejora autonómico en mayo de 2011» hasta «el 31 de diciembre de 2014». ¿A dónde han ido a parar esos más de 200 millones? En palabras del titular de Medio Ambiente «a la financiación de infraestructuras de saneamiento y depuración declaradas de interés de la comunidad autónoma» por medio del «Acuerdo de Consejo de Gobierno de 26 de octubre de 2010» explica Fiscal. Si bien, cabe recordar que en noviembre de 2015, tres asociaciones de constructores e ingenieros, Ceacop, Fadeco Contratistas y Asica, presentaron en los juzgados sevillanos una denuncia contra el Ejecutivo regional, debido a la utilización que se ha hecho de esa tasa. Su creación se vinculó en origen a la directiva europea marco de aguas que establece que a 31 de diciembre de 2015 todos los núcleos urbanos superiores a 2.000 habitantes debían ser capaces de depurar sus aguas. Con ese fin, se elaboró un listado de 300 obras de depuración y saneamiento declaradas de interés regional, que se financiarían con cargo al nuevo gravamen. La inversión total prevista por la Junta alcanzaba los 1.765 millones de euros.

Sin embargo, según criticaron Ceacop, Fadeco y Asica, el grado de cumplimiento de las inversiones tan sólo alcanzaba cuando denunciaron el 3,3 por ciento. Lamentaron además en el Presupuesto de 2016 no se haya incluido partida alguna para obras de depuración o saneamiento. Diversas organizaciones ecologistas también han alertado de que no se iba a cumplir con los plazos marcados por Europa en esta materia, en el punto de mira además de los partidos de la oposición.

A ello hay que sumar que la Cámara de Cuentas de Andalucía recomendó en uno de sus informes que se estableciera un «plazo razonable» para la inversión de los recursos obtenidos por el canon de mejora del agua, de tal modo que se pudieran reducir «los desfases entre» esos fondos y «las cantidades invertidas». De hecho, el órgano fiscalizador reflejó en uno de sus trabajos que hasta 2013, la Junta logró embolsarse por esta vía 133,1 millones de euros, pero sólo empleó 31,4.