La Junta se queda sola en sus planes para climatizar los centros escolares

Las AMPA y la oposición cuestionan los «arbitrarios» criterios de selección de los colegios

Varios niños protestan por la falta de climatización en su centro educativo
Varios niños protestan por la falta de climatización en su centro educativo

Ni a las asociaciones de padres de alumnos (AMPA) ni a los partidos de la oposición convencen los planes de la Junta para climatizar los centros escolares. Así se puso de manifiesto ayer en la comisión de Educación, en la que la responsable del ramo, Sonia Gaya, aseguró que otros seis colegios se han sumado al plan de choque iniciado en julio para adecuar los centros a las altas temperaturas –suman ya 57– y avanzó otras acciones a largo plazo, enmarcadas en el Programa de Climatización Sostenible y Rehabilitación Energética de la Administración autonómica, como un proyecto piloto de instalaciones de ventilación natural.

El descontento en la comunidad educativa en torno a este asunto es evidente. De hecho, la propia Gaya señaló que algunas AMPAS rechazaron reunirse con los responsables de la consejería para estudiar medidas de climatización en sus centros. «Si alguien no quiere escuchar, no se puede hacer nada», lamentó. «Trabajamos para resolver lo inmediato, pero también a futuro», defendió, al tiempo que reclamó a la oposición «responsabilidad» porque se trata de un tema «técnicamente complejo».

Las críticas más duras las expresó el diputado de IU Antonio Maíllo, quien aseguró que los criterios de selección del plan de choque «han sido cuanto menos opacos, casi de chiste». Y argumentó: «Se eligieron los colegios a través de comunicaciones verbales y equipos directivos que no habían propuesto sus centros fueron seleccionados». En definitiva, todo ello «estuvo muy lejos de ser riguroso», por tanto, el proceso fue «discrecional y arbitrario». Maíllo insistió en que es necesario un plan cuatrienal que «tenga un carácter integral», puesto que el parque de centros educativos «está envejecido».

Por su parte, la diputada de Ciudadanos Marta Escrivá hizo referencia a los «rumores» en torno a la adjudicación de trabajos en función de la «afinidad política» de las AMPAS y preguntó cuál es la inversión prevista para las actuaciones en 2018. La diputada de Podemos Libertad Benítez incidió en que este problema «no es una situación excepcional derivada de una ola de calor», sino que «hay denuncias del año 2011 alertando ya de esta cuestión». En cuanto al plan de choque, se preguntó si ha sido un «instrumento disuasorio» y afirmó que, en definitiva, fue un «fraude». La diputada popular Marifrán Carazo, de su lado, lamentó que la climatización «nunca ha formado parte de la agenda de actuaciones de la consejería».