Andalucía

La mujer apuñalada en Granada vivía en una casa de acogida tras denunciar a otra pareja

El detenido pasa este fin de semana a disposición judicial mientras la víctima continúa en la UCI

El detenido pasa este fin de semana a disposición judicial mientras la víctima continúa en la UCI

Publicidad

El presunto agresor de su pareja, una mujer de 32 años apuñalada el jueves en el abdomen y el cuello en una céntrica plaza de Granada, pasará este fin de semana a disposición judicial mientras la víctima, que residía en una casa de acogida del IAM tras haber denunciado el pasado diciembre a otra pareja, continúa en la UCI del Hospital Virgen de las Nieves estable, dentro de la gravedad.

Fuentes sanitarias informaron ayer a Efe de que el pronóstico de la víctima, que presenta múltiples puñaladas en el abdomen y el cuello, es reservado y se sigue pendiente de su evolución.

El presunto agresor, detenido por la Policía Local, continúa en dependencias de la Policía Nacional a la espera de pasar a disposición judicial este sábado o más probablemente el domingo.

Aunque las primeras informaciones apuntaban a que el hombre había intentado autolesionarse al huir cortándose las venas, fuentes policiales confirmaron que los cortes que presenta se los produjo durante el forcejeo en un dedo con el arma blanca con la que apuñaló a la mujer.

Publicidad

Los hechos ocurrieron sobre las 21.00 horas del jueves en la céntrica Plaza de la Libertad y tras apuñalar a la mujer huyó hasta la cercana Plaza de Los Naranjos. La víctima, que es madre de una menor, es usuaria desde noviembre de una casa de acogida del IAM para víctimas de maltrato, así como del Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género del Ministerio del Interior porque en su día interpuso en Málaga una denuncia contra una expareja suya por maltrato, según la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro.

La consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, detalló que se estaba recuperando allí, «tenía un proyecto de vida, un trabajo y muchas ganas de vivir». En la casa de acogida residía sin su hija y próximamente iba a trasladarse a un piso tutelado porque llevaba una vida «normalizada»,tras haber conseguido un trabajo, según fuentes del IAM. Este recurso es una fase intermedia para ayudar a las víctimas a «retomar el control de sus vidas» y entran y salen con total libertad. «Hace dos días precisamente la funcionaria de la Unidad de Familia y Mujer de la Policía que hace su seguimiento estaba en contacto con ella» pero, según la sudelegada, desconocía su relación con el detenido.

Publicidad