Las multas descienden con Zoido un 12,5% respecto a la era Monteseirín

Durante el anterior mandato se llegaron a poner 1.000 sanciones al día; hoy, con más legislación, se promedian 775

Desde que en abril del año pasado circulase por las redes sociales una imagen de dos policías locales presumiendo de las multas puestas a ciudadanos con dos fajos en las manos, la percepción generalizada ha sido que con la llegada de Juan Ignacio Zoido a la Alcaldía ha crecido la presión policial en las calles. De nada sirvieron los expedientes abiertos desde el Ayuntamiento a los responsables de la imagen en cuestión. En cambio, las objetivas estadísticas reflejan todo lo contrario. Entre 2007 y 2010, en el último mandato de Monteseirín, se contabilizaron 1.284.000 infracciones, que significaron un promedio de 880 expedientes diarios, según los datos municipales. Mientras, entre 2011 y 2013 se totalizan 844.000 multas y un promedio de 770 cada 24 horas. Es decir, un 12,5% menos entre una era y otra, con un añadido: Zoido ha emprendido una batalla legal contra los gorrillas, el botellón y ha instalado hasta tres puntos de «fotorojo» en la ciudad. Es decir, que hay más por lo que multar pero se multa menos que antes, sobre todo por la aplicación de la Ley Antivandálica.

La Policía Local de Sevilla ha puesto una media de 775 denuncias diarias durante 2013. El número de multas ascendió a 282.990 en este periodo. Aunque desde la oposición se ha repetido hasta la saciedad el «afán recaudatorio» del Gobierno de Zoido, lo cierto es que este promedio no es ni mucho menos el más alto de los últimos años. En 2009, con Alfredo Sánchez Monteseirín de alcalde, se registraron casi mil sanciones al día. Se alcanzaron las 350.000 infracciones. Es decir, casi 70.000 más que el año pasado, según los expedientes tramitados por la Agencia Tributaria municipal. En 2007 y 2008 también se superaron las 300.000 de forma amplia (334.000 y 329.000, respectivamente) y sólo en 2010 se experimentó con el anterior mandato un significativo descenso hasta las 267.000. Durante el actual mandato, la sanciones se han movido en una horquilla entre 287.000 y 275.000. Casi un 20% inferior al máximo de 2009.

El descenso en el número de multas (casi 4.000 menos) respecto a 2012 ha generado un déficit de1.269.260,99 en relación a los 25.529.910,40 incluidos en los Presupuestos municipales, aunque la cantidad finalmente liquidada se aproxima mucho a la estimada. Porque presupuestar 25 millones de euros no significa que ya se haya recaudado esa cantidad. De hecho, lo ingresado en 2013 no llega a 16 millones de euros, incluyendo casi 8 millones de multas de reclamaciones de años anteriores. Esta cifra se ajusta a una previsión «muy realista de los ingresos», según el Ayuntamiento, que opta por una cantidad «sensata y alcanzable».

La tarea de la Agencia Tributaria ha sido mejorar la eficacia en la recaudación, ofreciendo facilidades como la posibilidad de fraccionar los pagos.

La crisis económica afecta en una doble vertiente. Por un lado, la menor actividad comercial provoca que haya menos vehículos circulando y la ciudadanía opte por el transporte público, más económico. Aunque también es cierto que la falta de poder adquisitivo de las familias impide hacer frente a las sanciones impuestas.