Los jóvenes investigadores piden paso

Ebro Foods y cicCartuja reconocen a los científicos noveles que han publicado en revistas de prestigio

Los premios se entregan el próximo día 28 en el Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja, ubicado en Sevilla
Los premios se entregan el próximo día 28 en el Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja, ubicado en Sevilla

Ebro Foods y cicCartuja reconocen a los científicos noveles que han publicado en revistas de prestigio

Los nuevos talentos en la investigación científica vienen pisando fuerte, a pesar de las grandes dificultades que se encuentran en este ámbito una vez que terminan su formación universitaria. Por ello, el Premio de Investigación cicCartuja-Ebro Foods supone un trampolín para los jóvenes que inician esta carrera de fondo con un final incierto pero manteniendo intacta la vocación y el afán por innovar. Los primeros galardones se entregaron en 2010 bajo el auspicio del Centro de Investigaciones Científicas Isla de la Cartuja –impulsado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Junta de Andalucía y la Universidad de Sevilla– y la empresa Ebro Foods, con el objetivo de impulsar la trayectoria de los investigadores noveles que trabajan en dicho complejo. Se reconocen así los artículos publicados en revistas de prestigio internacional, promoviéndose una carrera científica de excelencia.

Los aspirantes deben cumplir varios requisitos, como ser menor de 31 años y ser primer firmante de un artículo publicado en los últimos seis meses. Tras un minucioso proceso, en el que se van destacando artículos mes a mes en el portal del cicCartuja, una comisión de evaluación elige al ganador y a los dos accésits. Esta comisión está integrada por el presidente de Ebro Foods, el presidente del Consejo Social de la Universidad de Sevilla, el director general de Cartuja 93, el coordinador institucional del CSIC en Andalucía, el vicerrector de Investigación de la Universidad de Sevilla, el presidente del Círculo de Empresarios del Parque Cartuja, el director de cicCartuja y los directores de los tres institutos que dependen de este centro. Los galardones tienen una dotación económica de 10.000 euros para el ganador y de 5.000 euros para el primer y el segundo accésit, respectivamente.

La entrega tendrá lugar el próximo día 28 en el propio cicCartuja y asistirán varias personalidades del mundo de la ciencia, la universidad, la industria y la política local, autonómica y nacional. Entre otros, asistirán la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela; el consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano; el presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo; y el rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro.

Los artículos premiados este año dan buena muestra de los últimos avances científicos en diferentes ámbitos, con aplicaciones en la arquitectura, las energías renovables o la industria alimentaria. Miguel Anaya firma el artículo ganador, publicado en «Advanced Materials», una de las revistas científicas de mayor índice de impacto en el campo de la ciencia de materiales. Se trata de un amplio estudio sobre celdas solares de perovskita, una de las diez principales tecnologías emergentes de 2016. Gracias a los diseños ópticos propuestos por Anaya y su grupo de investigación se han conseguido dispositivos con eficiencias que rozan el 21 por ciento, todo un hito científico a día de hoy. Las películas de perovskita permiten usarlas para tintar ventanas y paredes al mismo tiempo que generan electricidad.

El artículo de Manuel Oliva –primer accésit– se centra en el diseño de un dispositivo que determina la concentración de azúcares en líquidos durante los procesos de fermentación. Este hecho es relevante, puesto que el control de la calidad y transformación de líquidos en la industria alimentaria son actividades básicas. Además, el modelo propuesto por Oliva y su grupo se caracteriza por no usar aditivos en el proceso de análisis de líquidos y disoluciones.

Por último, el trabajo de Pablo Ríos –segundo accésit– se centra en el desarrollo de catalizadores de níquel capaces de obtener formaldehido, un compuesto de gran utilidad que se emplea en la fabricación de desinfectantes y en las industrias farmacéuticas y textil.