Los profesionales de la Atención Temprana rechazan el nuevo decreto

Reclaman una memoria económica y no limitar a los centros especializados

Antonio Guerrero, portavoz de la plataforma por la Atención Temprana, en una reunión con miembros de Podemos
Antonio Guerrero, portavoz de la plataforma por la Atención Temprana, en una reunión con miembros de Podemos

La Atención Temprana, el servicio público ofrecido a miles de menores de cero a seis años con trastornos en el desarrollo o riesgo de sufrirlos, continúa sumergida en una batalla política en la que la Junta de Andalucía se muestra inflexible. El modelo de gestión no convence a las familias, tampoco a los profesionales y en el Parlamento andaluz la oposición al completo (PP, Podemos, C’s e IU) respalda la aprobación de una ley (antes ya sucedió con una Proposición no de Ley) que resuelva un conflicto de suma delicadeza. Pese a ello, la Consejería de Salud ha diseñado un borrador de Decreto con la única interlocución del Cermi (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad en Andalucía). Al rechazo de la Plataforma por la Atención Temprana, se sumó ayer la Asociación Interprofesional de Atención Temprana (ATAI), que en consonancia con la posición de las familias recordó que «un decreto sin memoria económica adecuada para realizarlo es seguir perdiendo el tiempo y la oportunidad de hacer bien las cosas».

Rafael Ibáñez, su presidente, presentó ayer sus aportaciones. ATAI está «en desacuerdo» con la creación de Unidades de Valoración y Diagnóstico que lejos de recortar los plazos, los dilatarán. Además, entiende que la nueva normativa «coarta la libertad de los profesionales» y no destina presupuesto a formación libre, al margen de relegar a los CAIT (Centros de Atención Integral Temprana) a realizar tareas de prevención terciaria», cuando la atención temprana «debe incorporarse a la cartera de servicios del Servicio Andaluz de Salud». Los CAIT vienen realizando determinadas acción de prevención primaria y secundaria que se han demostrado eficaces y eficientes a lo largo de las últimas décadas. Respecto a las actuaciones en el ámbito educativo, recuerda que en los colegios andaluces no hay logopeda ni fisios, por lo que el trabajo en el centros educativos no puede suplir el de los CAIT. Aun así, se muestra abierto al diálogo «claro y sincero» con la Administración.

La Junta, abierta a un «diálogo sincero»

La Consejería de Salud asegura que tras dar a conocer el borrador de Decreto de Atención Temprana está abierta al «diálogo sincero y claro» con «todos los sectores implicados». La Administración asegura que las aportaciones recibidas están siendo analizadas y se están valorando, con el objetivo de seguir mejorando el texto de la nueva norma. Salud mantiene que las unidades de valoración y diagnóstico que rechaza ATAI deben redundar en mejorar la agilidad y calidad del servicio, porque se «homogeneizarán los criterios» en todo el territorio. No responde a la petición de una memoria económica y sí valora la «descentralización» necesaria y la «universalidad y gratuidad».