Vía libre a la ruta del cambio con Presidencia de los populares

Los movimientos socialistas sólo consiguen esbozar el relato de la formación de un «pacto de la vergüenza» para el control del órgano que propone al candidato

El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, felicita a Marta Bosquet
El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, felicita a Marta Bosquet

Los movimientos socialistas sólo consiguen esbozar el relato de la formación de un «pacto de la vergüenza» para el control del órgano que propone al candidato.

La jornada de constitución de la XI Legislatura en Andalucía arrancó con gran expectación e imágenes inéditas. Susana Díaz, como presidenta en funciones, bajó por penúltima vez las escaleras por las que accede el Gobierno mientras los focos estaban puestos en Juanma Moreno como más que probable nuevo presidente. Marta Bosquet, nueva presidenta del Parlamento, también fue recibida por sus compañeros de Cs entre aplausos. Bosquet propondrá a Juanma Moreno como candidato a la Junta en una sesión de investidura que se baraja en torno al 16 de enero. El PSOE continúa defendiendo que Susana Díaz tiene «toda la legitimidad» para presentarse también a la investidura aunque empieza a dar a entender que sin los apoyos necesarios se puede ahorrar el trámite por una cuestión de rigor. De «rigor mortis» era el aspecto de muchos socialistas. «Aquí venimos, a este hecho triste», confesaba Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, delegado del Gobierno, «enemigo íntimo» de Díaz en Andalucía y uno de los pocos sanchistas andaluces de primera hornada. Lo de ayer en el Parlamento fueron tres bodas –Cs, PP y Vox– y dos funerales –PSOE y Adelante, convertido este último con sus formas y su falta de practicidad en una máquina de perder votos–. Fuera del hemiciclo, Vox confirmaba el cambio, más allá de la teatralización en las redes de Abascal: «No vamos a suponer ningún obstáculo a la salida del PSOE. Apoyaremos a quien tengamos que apoyar pero después de sentarnos como ha hecho PP con Cs. Apoyaremos el cambio de gobierno pero haciendo oposición en las políticas en las que no estemos de acuerdo», zanjó el diputado Francisco Serrano.

La número 1 de Cs por Almería, Marta Bosquet Aznar, fue elegida presidenta del Parlamento con los votos de PP, Cs y Vox. En una estrategia de última hora, el PSOE, que en contra de lo sucedido históricamente presentó su posición en último lugar cuando lo habitual es que se comunique de mayor a menor representación en la Cámara, renunció a presentar candidato «para garantizar la pluralidad» de la Cámara. Cs previamente, presentó la candidatura de Bosquet; el PP renunció a presentar candidato, igual que Vox; y Adelante propuso el nombre de Inmaculada Nieto. La Mesa del Parlamento se constituyó sin miembros para Adelante Andalucía, tras rechazar el ofrecimiento de Cs de dejarles un sitio en la Mesa a última hora del pasado miércoles. La «dignidad» de la coalición les deja en fuera de juego y además beneficia a PP y Cs al hacer los votos de Vox menos relevantes en las votaciones. Aunque Antonio Maíllo, de Adelante, pidió a PSOE que le cediera hueco, como ya hicieron la pasada legislatura cuando a última hora «hurtando» un puesto al PP entraron con voz pero sin voto, no les abrió paso. En la Cámara resonaron los «juro por España» de los diputados de Vox y las coletillas de los de Adelante, remarcando la autonomía de Andalucía mientras miraban retadores a los miembros de la formación de Abascal. Teresa Rodríguez prometió defender a los «más débiles» del «racismo, la homofobia y la transfobia».

Al término de la sesión plenaria, el número 2 de Vox, Javier Ortega Smith, quiso «trasladar un mensaje de esperanza para todos los andaluces y para el resto de España». «Comienza una etapa muy importante, por fin comienza a desmontarse el chiringuito montado desde hace 36 años por el Gobierno del PSOE y la extrema izquierda que le apoya», señaló. «Nuestros parlamentarios van a luchar por defender la libertad y el progreso desde Andalucía para toda España» con «una labor rigurosa en el ejercicio de sus responsabilidades» y «abiertos a las necesidades reales de los andaluces» y «dispuestos a combatir a todos aquellos que desde este parlamento pretendan seguir recortando libertades y empobreciendo a Andalucía». «Prometemos no defraudarles», añadió e indicó que, «constituida la Mesa». «negociaremos punto por punto. No nos sentimos para nada responsables de otros acuerdos que hayan podido pactar esas formaciones políticas. La negociación será clara, transparente, leal pero también, sin duda, difícil porque trataremos muchas cuestiones en las que a priori no estamos de acuerdo», indicó, «pero estoy seguro de que con el objetivo de rescatar a Andalucía y lograr que esta tierra vuelva a ser una tierra de libertad y progreso, llegaremos al entendimiento». Cs anunció que no admitirá que ningún partido modifique su acuerdo con el PP en Andalucía o entre en el Gobierno. Juanma Moreno habló de «día histórico» porque «tras 10 legislaturas monopolizadas por PSOE se abre la puerta hacia un cambio». Seguirá negociando con el resto de fuerzas políticas, «especialmente con las que integran el bloque del cambio».