Política

Mellet admite que decidió pagar más a nueve prejubilados

El ex director de la lonja argumenta que los indemnizó para «amortizar» sus plazas

Fernando Mellet se enfrenta a 24 años de cárcel por tres presuntos delitos / Foto: Manuel Olmedo
Fernando Mellet se enfrenta a 24 años de cárcel por tres presuntos delitos / Foto: Manuel Olmedo

El ex director de la lonja argumenta que los indemnizó para «amortizar» sus plazas

El ex director de Mercasevilla Fernando Mellet, quien afronta una petición de pena de 24 años de prisión por prevaricación, malversación y falsedad documental, asumió ayer como una «decisión personal» pagar a nueve trabajadores, todos encausados, «indemnizaciones complementarias» a las del resto para que aceptaran prejubilarse. Mellet está acusado por ordenar pagos con cargo a los fondos de la lonja, participada al 51,4 por ciento por el Ayuntamiento de Sevilla, que tanto la Fiscalía como Mercasevilla –que ejerce la acusación particular– consideran injustificados y no autorizados por los órganos de dirección de la empresa, entre ellos el pago a los mencionados ex empleados acusados que percibieron entre 18.000 y 72.000 euros más que el resto de los acogidos a un ERE en 2007.

Aunque en la contabilidad de la empresa tales pagos aparecen como «premios extraordinarios de jubilación», Mellet sostuvo que «jamás» dijo que figuraran así, sino «con cargo al plan de prejubilaciones».

El fiscal le preguntó por qué ofreció esa indemnización extra a esos nueve y no a otros y cómo calculó las cuantías para cada uno ya que «hay mucha diferencia» y el ex director de Mercasevilla se limitó a contestar, según recogió Efe, que vio «las plazas» que le interesaba «amortizar» porque «no eran imprescindibles» ya que trabajaban para la dirección.

Añadió que hizo «los cálculos» y entabló «negociaciones individuales» con cada uno para ofrecerles unas cantidades «en función de los intereses de la empresa» y teniendo en cuenta sus sueldos «mucho más elevados» de las tablas del convenio.

El fiscal también quiso saber si comunicó al consejo de administración su decisión de pagar en total 250.000 euros más del coste previsto para el ERE para incentivar a esos empleados. «Evidentemente la cantidad exacta no se le transmitió a nadie, es una potestad que tengo», respondió, para añadir que «en dos años estaba amortizado» por sus sueldos y matizar luego que no tuvo en cuenta las rentas mensuales de prejubilación que Mercasevilla iba a pagarles.

Según Mellet, tuvo que hacer «encajes de bolillos» porque Mercasa, socio privado de la lonja, exigía «que se redujese como si fuese la plantilla», pero al plantear el ERE el comité se reunió con el entonces alcalde de la capital hispalense, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, el teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos, de Izquierda Unida, amagando con una huelga y el ayuntamiento se comprometió a que no se amortizarían plazas por lo que «estaba atado de pies y manos».

Alegó asimismo que las nueve plazas de las personas con las que negoció eran puestos directivos y de responsables que sí podía amortizar por sus «funciones», pese a que el fiscal exhibió las fichas de contratos de algunos como «oficiales administrativos».

Además de Mellet y los nueve trabajadores son juzgados el presidente de la asociación de mayoristas de pescado Antonio Vela, su hija Carmen Vela, quien cobró una ayuda de estudios de la Fundación Mercasevilla, y los responsables de las sociedades Vitalia y Hermes Consulting procesados por cobrar por trabajos inexistentes, cuyos interrogatorios comenzarán la próxima semana.