Moreno quiere mediar entre Montoro y Díaz y evitar la cautelar de las 35 horas

Se ofrece a acompañar a la presidenta a Madrid y pactar un acuerdo que proteja a los funcionarios

Juanma Moreno presentó una nueva campaña informativa del PP-A
Juanma Moreno presentó una nueva campaña informativa del PP-A

Se ofrece a acompañar a la presidenta a Madrid y pactar un acuerdo que proteja a los funcionarios

El PP-A coincide con la Junta de Andalucía en que el Gobierno central no ha de pedir la suspensión cautelar de la jornada de 35 horas semanales de los empleados públicos. Su presidente, Juanma Moreno, incluso está dispuesto a acompañar a Susana Díaz a Madrid para buscar un acuerdo con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que ya ha manifestado su voluntad de implantar la medida a partir de 2018 en el sector público. El Ejecutivo presentó el recurso al Tribunal Constitucional contra la normativa andaluza –aplicada en enero por sectores–, la pasada semana en un estricto cumplimiento del ordenamiento jurídico, como sucedió antes en otras comunidades.

La posible solución no es fácil. Moreno reconoce haber hablado varias veces con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para «que se tenga en cuenta la posibilidad de eliminar la suspensión cautelar», pues causaría enormes trastornos en una plantilla superior a 250.000 funcionarios por un periodo que podría quedar reducido a tres meses si en 2018 el Estado aprueba las 35 horas a nivel nacional. El problema jurídico radica en la necesidad de modificar el recurso que ya incluye la petición de la cautelar –como en los casos precedentes– algo que tendría que abordarse en Consejo de Ministros. «El PP-A no está en contra de que haya una jornada de 35 horas en determinados sectores, sino de la imposición y el hecho de saltarse el ordenamiento jurídico constitucional», como ha hecho Díaz con una clara intención «electoralista».

Moreno aboga por abandonar la antigua táctica de la «confrontación», tan utilizada por Manuel Chaves, y buscar el acuerdo cuando se está comprobando que el Gobierno tiene «voluntad de diálogo» en este asunto. Y si quiere proteger a los empleados públicos le sugirió que «apruebe la prometida Ley de Función Pública o devuelva la extra de 2012», por ejemplo. La Junta acogió con «alborozo y alegría» que Moreno quiera ir «con la presidenta a Madrid para hacer algún tipo de reivindicación», pero le recordó que hay otras necesidades «históricas». El portavoz del Gobierno andaluz, Juan Carlos Blanco, se congratuló de que «quiera defender por primera vez los intereses de los ciudadanos, por encima de los de su partido». «El Gobierno central tiene que asumir lo que ha hecho, lo que dijo el viernes, lo que dijo el lunes y lo que piensa hacer el próximo año», añadió Blanco, que cree «de sentido común» que se retire la petición de suspensión cautelar.

Impuesto de sucesiones

Por otro lado, Moreno insistió en la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones, dando por «perdida la batalla» a Susana Díaz, lo cual «es muy doloroso para ella». En el pleno del Parlamento se toma hoy en consideración una iniciativa legislativa del PP-A que persigue la bonificación del impuesto. «Es su última oportunidad de llegar a un acuerdo».