Moreno será el próximo presidente de la Junta: PP y Cs cierran la mesa

La Presidencia del Parlamento se constituye hoy y resulta clave para proponer al candidato a la investidura, que puede celebrarse el 16 de enero poniendo fin a cuatro décadas del PSOE en la Junta

Los equipos negociadores del Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por Juanma Moreno,y Juan Marín/Foto: M. Olmedo
Los equipos negociadores del Partido Popular y Ciudadanos, encabezados por Juanma Moreno,y Juan Marín/Foto: M. Olmedo

La Presidencia del Parlamento se constituye hoy y resulta clave para proponer al candidato a la investidura, que puede celebrarse el 16 de enero poniendo fin a cuatro décadas del PSOE en la Junta.

Cuando Marín se tomaba un café con Villegas en la cafetería del Parlamento, Juanma Moreno apuraba el suyo. Minutos después se reunían los equipos negociadores para rubricar el acuerdo para la Mesa del Parlamento, el órgano de cuya Presidencia depende quién se presenta a la investidura. Pasado el mediodía, ya estaba «todo el pescado vendido», pese a las escenificaciones a cuenta de las reuniones y llamadas del líder de Cs con los extremos de Adelante y Vox. Rivera daba anunciaba la fumata blanca en Twitter. El «habemus Mesa» para Cs resolvía la ecuación: la Presidencia para PP. La prueba de que todo estaba hecho –con la incertidumbre propia de lo que está en juego: el cambio de signo político en la Junta tras 40 años de socialismo– es que Susana Díaz protestaba en las redes: «Ese acuerdo sólo es posible con los votos de Vox. Sin la extrema derecha no tienen gobierno. ¿Por qué lo oculta? ¿Le avergüenza?». La otra prueba del cambio de signo de los tiempos es que por primera vez en cuatro décadas los socialistas preguntaban a la prensa qué pasaba en la Cámara y no al contrario.

El acuerdo entre PP y Cs convertirá a Juanma Moreno en el sexto presidente de la Junta y el primero que no es del PSOE. Cs ostentará la Presidencia del Parlamento. Los socialistas tendrán dos sillas y Cs, de cara a su estrategia de presentarse como una partido centrado y centrista, pretendió hacer hueco para Adelante , que se queda fuera a última hora al anunciar que votará a sus propios candidatos contra «las derechas». Vox, cuyos votos son necesarios para la Presidencia de Moreno, tiene un puesto asegurado por el apoyo del PP. El de Marta Bosquet es el nombre que se baraja como presidenta del Parlamento. Cs renuncia a su pretensión de contar con un jefe del Ejecutivo de su formación amparándose en que el PP, como el PSOE, perdió apoyos el 2D. Marín señaló que no dan el nombre de su candidato a la Presidencia del Parlamento a la espera de algún ardid del PSOE con «la paridad». El propio líder andaluz de los naranjas respondió a Díaz: «El PSOE pasará a la oposición, señora Díaz. Asúmalo ya, no tenga miedo a la regeneración y deje de intentar bloquear el cambio que han votado los andaluces. ¿Tanto miedo le tiene a perder sus chiringuitos, a la investigación de la Faffe y a una auditoría en la Junta?».

La presidenta del Parlamento se reunirá estos días con los grupos y debe proponer un candidato antes del 11 de enero, 15 días a partir de hoy. Juanma Moreno ya señaló que «es más que probable» que sea él. Marín confirmó que los cargos no serán un problema para el acuerdo. Después se fijará la fecha del debate de investidura, que todo apunta que será el 16 de enero. Hasta esa fecha se prevé que PP y Cs continúen con las negociaciones para el reparto de carteras. Ya ha sonado el nombre de Elías Bendodo, presidente de la Diputación, coordinador de las negociaciones por parte del PP-A y persona de máxima confianza de Moreno, como uno de los hombres fuertes del Ejecutivo. José Antonio Nieto y Esperanza Oña quedarían sin cargos en el Gobierno. Carmen Crespo repetirá como portavoz del Grupo Parlamentario. En principio, cada formación se quedará con la mitad de las carteras. Había cierta tensión por hacerse con Hacienda, aunque el PP entiende que va ligada a Presidencia. La Junta anunció aún en funciones la prórroga del actual Presupuesto. Por la tarde se reunieron Teodoro García Egea y Javier Ortega Smith en busca del acuerdo para rubricar la Mesa; la investidura queda aparcada. PP, Cs y Vox, el «bloque del cambio» suman 59 escaños y la mayoría absoluta está en 55. Los órganos de decisión de IU y Podemos también se reunieron para preparar su voto y su estrategia. IU adelantaba que no formará parte del «pacto de las derechas», a riesgo de quedar fuera de la Mesa. El PSOE insiste en no negociar nada y apurar sus opciones de tener 3 miembros y no sólo los 2 que le garantiza el resultado electoral. La Mesa del Parlamento, además de proponer al candidato a la Presidencia, marca el calendario legislativo. Cs cederá un puesto para Adelante y preservará así su papel de centrista equilibrando la entrada de Vox en la Mesa. Marín –tildado de «candidato mínimo» que necesitaba a Rivera y Arrimadas, pasará a ser el primer vicepresidente de Cs– habló del acuerdo como «el regalo de Reyes para los andaluces». El día de Navidad se cumplieron 56 años de «Matar a un ruiseñor», la cinta de Mulligan basada en la obra de Harper Lee. Un día después, se rubricó el acuerdo que deja fuera al PSOE del poder. Recientemente también, Susana Díaz trasladó el pésame por la muerte de Chiquetete, vecino del barrio de toda la vida de Susana Díaz, que no quiere abandonar igual que el Parlamento. Malos tiempos para El Tardón.

Vox confirma el acuerdo con PP y Cs

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha confirmado el acuerdo con PP y Ciudadanos para componer la Mesa del Parlamento andaluz y ha pedido a los partidos que dejen las "extrañas piruetas"para afrontar la próxima fase con "seriedad y transparencia".

En una publicación de Twitter, Abascal ha señalado que "podemos hablar de acuerdo"después de que los partidos liderados por Juanma Moreno y Juan Marín, PP-A y Cs respectivamente, "hayan oficialmente el apoyo de nuestro partido, dando voz y voto en la Mesa para Vox".

Para el líder de la formación, dicho acuerdo se ciñe "por el momento"a la composición de la Mesa y "nada más". "Para que apoyemos una investidura, como es lógico, tendrán que escuchar y atender lo votado por 400.000 andaluces. A partir de mañana comenzaremos a hablar de ese cambio político", ha añadido en la citada red social.

Fruto de todo ello, Abascal se ha mostrado convencido de que los partidos "dejarán a un lado extrañas piruetas que hemos visto estos días" y que, así, "afrontarán esta fase con más seriedad y transparencia que como lo han hecho hasta ahora".

Finalmente, el presidente de Vox ha afirmado que su formación "no será un obstáculo para el cambio, pero tampoco una alfombra".