Política

“Prefiero perder las elecciones como el 2-D que ganarlas como en 2012”

Sebastián Pérez aspira a recuperar la Alcaldía de Granada para el PP el 26 de mayo

Sebastián Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Granada /Foto: La Razón
Sebastián Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de Granada /Foto: La Razón

Sebastián Pérez aspira a recuperar la Alcaldía de Granada para el PP el 26 de mayo

El PP está en una situación anómala: ganó las elecciones, comenzó gobernando y ahora está en la oposición con once concejales y el PSOE gobierna con ocho. ¿Cómo afronta este proceso electoral?

Con mucha ilusión. Soy consciente de que vivimos un momento de adversidad política por la pluralidad. Hasta ahora el centro derecha íbamos con un solo proyecto y se ha atomizado la situación política. Nosotros tenemos nuestro modelo de ciudad y nuestros valores y me voy a dejar la piel para obtener el mejor resultado.

Será difícil repetir el resultado.

Es imposible. Cuando sacábamos 16 concejales, no había otras opciones. El voto está dividido. La prueba inequívoca es que no hay ni una sola capital de España que se esté gobernando con mayoría absoluta. Hace diez años, el 90% de las capitales se gobernaban por mayoría absoluta. Los ciudadanos han determinado abrirse hacia otras formaciones políticas y pensar en resultados de hace diez años es una entelequia.

¿Han tenido ya conversaciones para posibles pactos?

No, sinceramente. Yo para eso soy una persona muy normal. Hay una obsesión enfermiza en mi partido con los pactos y las encuestas. Yo nunca he estado obsesionado porque creo en el trabajo y el sacrificio. Primero hay que trabajar, contar los votos y al día siguiente veremos qué pasa. La política ficción no me ha gustado nunca.

¿Cuáles son los proyectos clave de la «Gran Granada»?

Tenemos que devolverle la Alhambra y Sierra Nevada a los granadinos. Si hubiera podido, el PSOE se hubiera llevado la Alhambra a Sevilla o a Málaga, se han llevado la gestión y el dinero. La prueba está en los casos de corrupción. Queremos que Granada gestiones ambos y hemos propuesto un teleférico que pueda subir a esquiadores y turistas a Sierra Nevada. Y escaleras mecánicas para acceder a la Alhambra. No podemos convertirnos en un barrio de Málaga y que nos manden todos los meses miles de turistas en un autobús con un bocadillo y una botella de agua. Eso es miseria para mi ciudad. Esas capitales están vendiendo la Alhambra como si fuera un museo suyo.

En la «Operación Nazarí» fueron imputados por currupción el alcalde y la concejal de Urbanismo. Usted estaba en ese Ayuntamiento.

Nunca ha podido explicar Albert Rivera por qué una vez que mi partido tomó las medidas disciplinarias dejaron que gobernara un partido que ha perdido. Han permitido gobernar a un PSOE con ocho concejales en precario y un alcalde imputado.

Usted tiene una sentencia en contra por el resultado del Congreso donde revalidó como presidente del PP granadino. Un juez determinó que hubo fraude en su elección.

La demanda no es contra Sebastián Pérez, es contra el PP. Se ha demandado al partido por un fallo de procedimiento que a nuestro juicio no ha habido. Ahora está en la Audiencia, que ha comunicado que a finales de julio se resolverá, y posteriormente irá al Supremo. Calculamos que al procedimiento le quedan dos años o tres. Cuando llegue la resolución, habremos celebrado el próximo congreso. Se ha intentado hacer daño al PP de Granada. Hay quien en los partidos le gusta estar enredando, cada uno es libre con su tiempo de hacer lo que estime oportuno.

Este año no estará en las listas al Congreso ni al Senado

No, porque mi apuesta es mi «Gran Granada» y no parece lógico compatibilizarlo.

En Andalucía solo en Granada repite Carlos Rojas como «número 1».

Sí, es un acierto pleno. Yo tengo una teoría: cuando hay algo bueno, no se debe cambiar

El resto han cambiado y la dirección nacional ha impuesto su criterio.

Me parece adecuado. Un presidente nacional tiene que plasmar su proyecto en las provincias. Esto es así, no es una empresa. Pablo Casado tiene todo el derecho del mundo a configurar su equipo con su gente, como ha hecho Juanma Moreno en la Junta.

Los partidos, se ha visto también en el Gobierno andaluz, están apostando por fichar a profesionales independientes. ¿Es una medida adecuada?

Puntualmente sí. A la organización no le puedes dar la espalda, pero es muy bueno que en estos momentos políticos hagamos un guiño a la sociedad para decirles que somos un partido abierto y plural. Son personas que se acercan a la política a servir, porque en el 99% de los casos están más a gusto y mejor remunerados en sus puestos profesionales.

¿Cómo va a influir que por primera vez haya un presidente del PP en la Junta?

Muy positivamente. A cualquier militante nos dicen hace seis meses que vamos a llegar a las elecciones con un presidente de la Junta, y qué quiere que le diga, no me lo hubiera creído. El tesón y la constancia de Juanma Moreno lo han llevado a la Presidencia. Si ya lo combinamos con una victoria el día 28 de abril en España con Pablo Casado sería maravilloso.

En las pasadas elecciones nadie creía en el cambio en Andalucía; al contrario que cuando Javier Arenas ganó en 2012 y se quedó a las puertas.

Nos sacamos la espina el 2 de diciembre porque aquella noche para nosotros fue la más dura del PP de Andalucía en toda su historia. Las expectativas eran muy altas y teníamos cuarenta encuestas que nos daban la mayoría absoluta. Fue la victoria más amarga de nuestra vida. Yo prefiero perder como el día 2 de diciembre que ganar como el 23 de marzo de 2012.

¿Cómo va a repercutir que las elecciones generales sean un mes antes que las municipales?

A mí no me gusta porque ahora tocaba hablar de municipios. Meter una campaña electoral, con la Semana Santa de por medio y un debate nacional, no es bueno para ninguna de las dos elecciones.

Ya que no se fía de las encuestas, ¿sus pálpitos que le dicen?

No tiene sentido que yo haga encuestas, lo que tengo que hacer es trabajar. Soy hombre de calle, no de despacho, y noto buenas vibraciones.