Respaldo total a la protegida de Díaz

Fernando Rodríguez Villalobos y Verónica Pérez, ayer en la sede del PSOE de Sevilla
Fernando Rodríguez Villalobos y Verónica Pérez, ayer en la sede del PSOE de Sevilla

No ha tenido ningún cargo de relevancia en el partido ni tampoco ha ocupado puestos de responsabilidad en el ámbito institucional. Sin embargo, el próximo sábado se convertirá en la líder de la federación socialista más importante de España. La diputada andaluza Verónica Pérez anunció ayer que presentará su candidatura a la Secretaría General del PSOE de Sevilla en el congreso que celebra la formación el próximo sábado.

De esta manera, la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, entrega el testigo a su amiga y protegida, puesto que ambas crecieron en las juventudes socialistas. Su perfil bajo contrasta con la experiencia del presidente del partido y máximo representante de la Diputación Provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, que en más de una ocasión se ha mostrado dispuesto a coger las riendas del partido. Sin embargo, Villalobos ha dado un paso atrás por expreso deseo de Díaz, quien ensalzó su «generosidad» para «dejar paso a gente joven». Su papel en la nueva Ejecutiva, no obstante, no será meramente figurativo, sino que está llamado a liderar futuras negociaciones e incluso a elaborar las listas electorales.

El socialismo sevillano se enfrenta a un cónclave muy tranquilo y sin voces críticas, a imagen y semejanza del celebrado el pasado fin de semana en Granada, donde Díaz asumió la secretaría general del partido a nivel regional. Atrás quedaron los convulsos tiempos en los que aspiraban dos candidatos e incluso, tras la sonada dimisión de José Antonio Viera, la federación quedó en manos de una gestora. Precisamente, Díaz se convirtió en la líder del PSOE de Sevilla en julio de 2012 tras unas primarias a las que también aspiró el alcalde de Alcalá de Guadaíra y senador Antonio Gutiérrez Limones. En el anterior proceso de renovación, en 2008, Viera y el entonces delegado del gobierno de la Junta en Sevilla, Demetrio Pérez, se enfrentaron, aunque éste retiró su candidatura en el último momento.

Pérez oficializó sus aspiraciones en una sede provincial plagada de cargos institucionales y orgánicos del PSOE. Ningún militante crítico con la actual Ejecutiva acudió. Tuvo palabras de elogio para Villalobos, al que calificó de «hombre honrado, honesto y transparente» y para su mentora Díaz, de quien dijo que «ha cosido las costuras de esta agrupación». También mencionó al portavoz socialista en el Ayuntamiento hispalense, Juan Espadas, a quien ve «como alcalde». Pérez aspira a la Secretaría General «después de llevar media vida militando en este partido», al que se afilió cuando cumplió la mayoría de edad.

Tras hacer un llamamiento a la unidad y anunciar que su Ejecutiva tendrá un marcado carácter municipalista, se marcó como primer objetivo «mejorar» los resultados de las pasadas elecciones municipales en los próximos comicios de 2015.