Copa del Rey

Sarabia y Nolito liquidan al Zalgiris

El Sevilla se medirá en la ronda que da acceso a la fase de grupos con el Sigma Olomuc checo

Los jugadores de Pablo Machín, durante la celebración de un gol/ Foto: Efe
Los jugadores de Pablo Machín, durante la celebración de un gol/ Foto: Efe

El Sevilla se medirá en la ronda que da acceso a la fase de grupos con el Sigma Olomuc checo

Las fatigas pasadas por el Zalgiris de Vilna contra unos amateurs de Liechtenstein en la ronda previa invitaban a pensar que esta segunda ronda previa para el Sevilla (Q3 en la denominación Uefa) sería un trámite. El resultado del partido de ida, un raquítico y milagroso 1-0, puso en guardia a la tropa de Machín y dio alguna esperanza a los lituanos, que vieron apagadas todas sus esperanzas al encajar dos goles tempraneros de Nolito y Sarabia. Un paseíto por Lituania, o sea, con tiempo para alegrarle la tarde al centenar de militares desplegados en una misión de la OTAN por el Báltico y que acudieron encantados a la goleada.

Las dos primeras jugadas de ataque de los sevillistas acabaron en gol: Ben Yedder recibió un balón en la esquina derecha del área, habilitó a Sarabia y el madrileño metió un pase de la muerte hacia Nolito, quien marcó a placer. Nada más sacarse de centro, Aleix Vidal metió un balón al punto de penalti desde la derecha que remató Sarabia algo flojo pero Bartkus, el portero del Zalgiris que había desesperado con sus paradas a los atacantes sevillistas en la ida, metió una mano floja que no impidió el segundo tanto.

Consciente de que el pase estaba encarrilado, el Sevilla se relajó hasta permitir una clara ocasión lituana, generada por una subida de Slijngard ante quien se confió Gnagnon y dejó que metiera un centro que Baravykas remató con fuerza pero contra el cuerpo de Vaclik, que se sacó el balón de encima en una acción de reflejos.

Al filo del descanso, marcó Sarabia su sexto tanto en cinco partidos oficiales que lleva este verano gracias a un derechazo muy ajustado al poste tras una magnífica maniobra de Ben Yedder, que lo sirvió con un pase entre líneas y le abrió espacios con su carrera.

Pablo Machín retiró a los elementos más indiscutibles de su once, Escudero, Banega y Sarabia, en los primeros minutos de un segundo tiempo que los sevillistas parecieron tomarse a título de inventario y que el Zalgiris aprovechó para marcar, como demostró Baravykas con un segundo remate peligroso que esta vez estrelló en el larguero. Tomas Vaclik, el nuevo portero sevillista, volvió a mostrar dar muestras de la seguridad que está mostrando en sus primeras comparecencias al detener sendos disparos lejanos de Simkovic y Simkuus, el segundo de ellos con gran mérito, ya que el césped artificial sobre el que se jugaba propició un bote irregular. Igual que al principio, en el tramo final llegaron dos nuevos goles visitantes de forma casi consecutiva, gracias a la sociedad que formaron en el costado izquierdo Arana y Nolito, que acertaron con la portería lituana con un tiro de empeine a la escuadra el primero y con un disparo raso el segundo.

El Sevilla se medirá en la ronda que da acceso a la fase de grupos con el Sigma Olomuc checo, que ha eliminado hoy al Kairat Almaty kazako, en un emparejamiento que se dirimirá los dos próximos jueves y cuyo partido de vuelta se disputará en el Sánchez Pizjuán. En cinco enfrentamientos contra rivales de la República Checa, jamás perdieron los sevillistas, que empataron tres veces con el Slovan Liberec (en las Uefas 2007 y 2014) y vencieron en dos ocasiones al Sparta de Praga (en la Champions 2008).