Política

«Soy el de los recortes en lo que nos haga rendir más y el de la inversión en bienestar social»

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, sostiene que la auditoría pública encargada por su Gobierno pondrá en evidencia sistemas que no están funcionando en la Junta

El consejero de Hacienda, Juan Bravo /Foto: Manuel Olmedo
El consejero de Hacienda, Juan Bravo /Foto: Manuel Olmedo

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, sostiene que la auditoría pública encargada por su Gobierno pondrá en evidencia sistemas que no están funcionando en la Junta

Tiene que elaborar tres presupuestos en un año. Usted que sabe de fútbol sala (jugó en el Jaén Paraíso Interior), ¿hay que ser Ricardinho para conseguirlo?

Creo que lo ha definido perfectamente, hay que ser mago. Ni siquiera son 12 meses, tenemos menos tiempo. Le sumamos la dificultad de que a nivel nacional tampoco hay presupuestos. Si hacemos tres presupuestos, eso nos dará un plus de credibilidad.

Será difícil elaborarlos y complicado también aprobarlos, al necesitar a otros partidos.

Es difícil en su conjunto. Tenemos que congeniar lo que quieren los ciudadanos con conseguir el máximo apoyo. Ya hemos tenido el de Vox para la investidura de Juanma Moreno y la intención es contar con Adelante Andalucía o el PSOE para los Presupuestos. Vamos a intentar por lo menos su abstención.

Es muy optimista, sobre todo después de todos los datos negativos de la gestión anterior que están sacando del PSOE.

No damos datos negativos, intentamos dar datos objetivos. Entendemos que la gente nos está pidiendo que hagamos algo distinto a lo que se venía haciendo. Y sí, tenemos que ser optimistas porque llorar no soluciona problemas a los ciudadanos. ¿Tiene alguna duda de que los cinco partidos de la Cámara estamos a favor de la sanidad, de la educación y del empleo? Es verdad que tenemos formas distintas de hacerlo, pero en el fondo estamos de acuerdo.

En sanidad y educación, PP y Cs apuestan por aumentar los conciertos con el sector privado.

Vamos a gastar más dinero en sanidad para suprimir las listas de espera heredadas. La solución no es recortar es poner más, en sanidad, en educación, en dependencia... Si me preguntan si vamos a distinguir entre público o privado, rico o pobre, ya les digo que no. Lo vital y esencial es la sanidad pública pero no somos enemigos de la privada; creemos firmemente en la educación pública pero no vamos a estigmatizar la privada. La concertación se vienen haciendo hace años y no lo voy a criticar.

¿Con 25,5 millones se arregla la lista de espera sanitaria?

No, es un plan de choque para las principales urgencias. No vamos a arreglar los 37 años del PSOE ni en un mes ni en tres meses. Es un gesto claro poner esos 25 millones encima de la mesa, tenemos que seguir poniendo recursos.

¿Cuál es la consigna al resto de consejerías para priorizar?

Tenemos que trasladar que nosotros no somos de gastar más, somos de gastar mejor. Estamos viendo muchísimas ineficiencias en el sistema: por ejemplo, de los fondos europeos se dejaron de invertir el año pasado 900 millones y de subvenciones finalistas para el empleo del Estado, otros 450 millones.

¿En qué se han dejado de invertir?

En proyectos que no hemos sido capaces administrativamente de dar respuesta a proyectos que nos exige la Unión Europea. Renunciar a esas ayudas no parece lógico. ¿Ven lógico que tengamos edificios vacíos y paguemos alquileres por 2,3 millones de euros? Eso está pasando ahora mismo en la Junta de Andalucía. ¿Cuánto valen esas ineficacias? Muchísimo más que los 25 millones para sanidad o los que aportaremos a la dependencia. Es la única manera que tenemos sin incrementar nuestro presupuesto de poder atender las necesidades prioritarias. Si tenemos a 273.000 trabajadores públicos pensando para mejorar el sistema, ¿cuánto seríamos capaces de ahorrar con una estructura de 36.000 millones

de euros?

Cuando estaban en la oposición pedían eliminar agencias públicas.

Tenemos que replantearnos cada política de gasto de manera concreta. Si hay duplicidades, eliminémoslas. Para mí lo cómodo es mantener un montón de infraestructuras, pero aspiraría a lo contrario: tener la gente y el presupuesto necesario. Dejemos el dinero en el bolsillo de los andaluces para que ellos decidan qué hacer, esa es nuestra política. El PSOE también ha hecho cosas buenas cuando estaba gobernando y seguro que otras muchas que no ha podido, pero su política como concepto general ha generado más desempleo que en el resto de España, un menor crecimiento, un menor establecimiento de empresas... Y los andaluces han dicho: probemos otra cosa.

¿Qué avance tiene de la auditoría del sector público?

Hasta que no finalice el plazo, la Intervención debe trabajar libremente. Nos van informando de los avances, pero no del contenido. Es importante recuperar la confianza de los empleados públicos. Ellos mismos están pidiendo hacer cosas diferentes. La Intervención me ha contado las dificultades que tiene y pondrá en papel cuestiones que van a poner en evidencia sistemas que no están funcionando correctamente. Nos piden que seamos valientes y seamos capaces de tomar las decisiones que hay que tomar.

¿Como metáfora de la gestión del Gobierno socialista sirve el ejemplo que ha usado de que la Junta ha estado con las luces encendidas 24 horas al día durante 37 años?

Eso ocurría en este edificio, no se apagaban las luces. ¿Con eso vamos a arreglar los problemas? Hay una gran empresa española que con la crisis decidió no bajar el sueldo a los trabajadores, ni despedir, lo mismo que pensamos nosotros. Pidió un céntimo de rebaja en elaborar cada producto. Con ese proyecto redujo su coste tres mil millones de euros. Yo no hago más que copiar. En Andalucía hay empresarios que hacen cosas espectaculares, ¿qué voy a inventar yo como consejero? Quiero que sean ellos quienes me propongan cómo mejorar. Todo lo que gestionemos en el presupuesto está muy bien, pero si no vienen empresarios a invertir y logramos bajar de los 850.000 desempleados no habremos conseguido nada.

Tienen también un problema muchos que tienen trabajo pero bordean la pobreza.

Hay que pensar siempre una idea, que defendía Fátima Báñez como ministra: la mayor precariedad es no tener trabajo. Porque no solo afecta al ámbito económico, también al personal, tenemos que conseguir que la gente trabaje.

La Junta sigue siendo la mayor empresa andaluza.

¿Y eso tiene sentido? Deberíamos ser un elemento dinamizador del resto. Tenemos que aspirar a que haya grandes empresas: solo en energías renovables hay proyectos encima de la mesa por 16.500 millones de euros. Me obsesiono con que podemos ser un referente a nivel nacional porque no hay un territorio con más ventajas.

¿Cuál es la clave para industrializar?

Creo que ha habido un problema hasta ahora, que se ha querido hacer todo desde la Junta. Esto, volviendo al símil futbolístico, es como querer hacer un equipo sin contar con el entrenador o con los jugadores. Hay que escuchar a los empresarios, a los sindicatos, a las universidades... Tenemos que empezar a dar respuestas ya a las cuestiones que tenemos claras, otras deberán ser a largo plazo. Eliminar trabas administrativas vale mucho más que cualquier subvención que podamos dar. Todos están de acuerdo.

Todo eso se va a plasmar en el presupuesto y por eso dice que no quedará tan bonito. ¿El anterior era un Murillo y el nuevo será un Juan Gris? ¿Hasta dentro de unos meses no se van a entender las cuentas?

Creo que el nuestro tendrá bastante más color. Doy un dato: para las becas Adriano, el Gobierno anterior puso 40 millones y solo ejecutó cuatro. Nosotros podemos inventarnos una partida de 200 millones para recuperar el talento de los profesores andaluces; la vendemos, ustedes la compran y luego ese dinero lo llevo a construir dos colegios comprometidos. Eso es muy bonito, pero es mentira. Por eso digo que quiero presupuestos creíbles. Si pongo diez millones para impulsar la industria, que luego no se quede en medio millón.

Eso ocurre en todos los gobiernos, se reservan año a año partidas que luego no se gastan.

Es verdad que a veces la ejecución es complicada, pero la Junta lleva en los últimos cuatro años inejecuciones por 2.100 millones. No es un fallo concreto, es una forma de hacer presupuestos. Nosotros en vez de poner 40 millones en las becas Adriano y no cumplirlos, por ejemplo, pondremos 4,5 millones. Ya sé que la oposición me va a decir que frente a los 40 suyos he puesto menos...

¿Está preparado para el bumerán de los recortes que vendrá desde la oposición?

Claro, es que yo soy el de los recortes: quiero apagar las luces cuando no hacen falta; el de los recortes en el papel; recortes en todo lo que nos haga trabajar diez veces más... Y, sin embargo, soy el de la inversión en sanidad, con planes de choque; en la educación, en la dependencia... Este Gobierno es el que ha puesto 25 millones para reducir las listas de espera; el que ha puesto dinero para dependencia y educación. Si me dice el de los recortes por recortar en la luz, sí, soy el de los recortes.

¿Va a mantener la gratuidad de la universidad?

En principio, sí. Hemos hablado antes de empleo precario y está vinculado a la falta de formación, cualquier apuesta que hagamos ahí será interesante. Ahora, debe ser desde la eficiencia. Cuando alguien pagaba una tasa por estudiar en la Universidad, tendríamos que haberle explicado que cuando pagaba mil euros, realmente esa plaza valía cinco mil. Hay gente que no puede estudiar y sin embargo con sus impuestos paga que otros vayan a la Universidad.

¿Los 4.000 millones de infrafinanciación de Andalucía son reales?

Que estamos infrafinanciados nadie lo discute. Y tenemos la ventaja de que la ministra actual, si continúa, lo ha defendido y lo conoce mejor que nadie. Ese apoyo doy por hecho que lo tenemos. Debemos ir a una financiación generosa y solidaria, no sirve de nada que nosotros estemos muy bien si Extremadura está muy mal.

Perseguir el fraude fiscal permitió recaudar más de 1.500 millones en 2017. ¿Es la vía para recaudar más?

Es muy importante desde el punto de vista de la recaudación, pero lo veo más importante para eliminar la competencia desleal con quien cumple con sus impuestos cada día. El fraude no entiende de categorías, entiende de moral. Cada uno lo hace en su proporción.

Hay 1.800 millones de subvenciones de la Junta sin justificar, ¿qué parte de ese dinero es real que se pueda recuperar?

Tenemos más de mil millones pendientes de solicitar el reintegro. Y la Cámara de Cuentas detectó más de 1.800 millones en libramientos sin justificar. El problema es que mucho de ese dinero se ha dado sin control y cuando vayamos a pedir el reintegro no vamos a encontrar nada. Nos obliga a revisar todas las políticas de subvenciones. Diariamente están prescribiendo casi 400.000 euros. Es muy duro.

El consejero de Presidencia asegura que a la Junta la embargan todos los días. ¿Eso pasa en otras comunidades?

¿A ustedes les embargan todos los días? Esa es la falta de control. Hemos perdido subvenciones por no estar al corriente con la Agencia Tributaria. ¿Es lógico que tengamos deudas con los ayuntamientos? Es por no gestionar bien. ¿Cuántas cosas podremos hacer con ese dinero? Si consigo arreglar eso, me sobra dinero para hacer cosas. Tenemos un margen importante para poder hacerlo.

¿Qué opina de los cambios en las listas del PP al Congreso, como la ex ministra Báñez por Juan José Cortés en Huelva?

Hay que verlo de forma positiva, no es te quito, es sumar otro más. Para que te voten diez millones de personas tienes que tener abiertas muchas sensibilidades. Llegamos a mucha gente con pensamientos distintos. Tenemos que convencer a la gente en la calle.