Trece detenidos en empresas de compraventa de oro de Málaga por receptación

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Trece personas con edades comprendidas entre los 19 y los 55 años han sido detenidas por la Policía en la provincia de Málaga por los presuntos delitos de falsedad documental, receptación y pertenencia a organización criminal cometidos a través de empresas de compraventa de oro.

Trece personas con edades comprendidas entre los 19 y los 55 años han sido detenidas por la Policía en la provincia de Málaga por los presuntos delitos de falsedad documental, receptación y pertenencia a organización criminal cometidos a través de empresas de compraventa de oro, informa Efe.

Los establecimientos estaban ubicados en la barriada malagueña de Churriana, en las localidades de Cártama y Antequera y en el núcleo de población de Torre del Mar, en Vélez-Málaga, ha informado hoy la Policía en un comunicado.

Esta operación, denominada "Jaca", comenzó hace poco más de un año, cuando los agentes detectaron una venta de oro sospechosa durante una inspección policial rutinaria.

A raíz de ella, se abrió una investigación policial que puso al descubierto un "modus operandi"consistente en emplear fotocopias del DNI de antiguos vendedores de oro diferentes del vendedor real con la intención de ocultar oro que pudiera proceder de robos.

Los investigadores han comprobado además que las firmas de los supuestos vendedores estaban falsificadas y que también se habían cambiado las localidades de las tiendas en las que se había realizado la transacción, todo ello con la intención de ocultar la procedencia ilícita de las joyas.

Las pesquisas apuntan a que los detenidos presuntamente adquirieron piezas de oro a menores de edad a los que entregaban una cantidad de dinero muy por debajo del valor de mercado y que no hacían constar en el libro-registro.

En esta operación han sido intervenidas quinientas piezas de joyería, algunas de las cuales han permitido esclarecer tres robos en viviendas y devolver numeroso material a sus legítimos propietarios.

El análisis de la documentación y las investigaciones posteriores condujeron a una inspección en una fundidora ubicada en el parque Joyero de Córdoba, y como resultado se intervinieron aproximadamente siete kilos de oro en lingotes y láminas carentes de documentación.

En estos momentos la investigación policial continúa abierta con el objetivo de determinar la procedencia.