Una mujer denuncia a diez dentistas en Cádiz por estafa e imprudencia profesional

Este “calvario”, como lo califica la denunciante, comenzó en el año 2010 visitando diferentes dentistas durante un periodo de seis años con un coste de algo más de 50.000 euros.

La gaditana asegura que los dentistas “le destrozaron la boca” durante los 6 años que se prolongó la colocación de las prótesis / Dreamstime
La gaditana asegura que los dentistas “le destrozaron la boca” durante los 6 años que se prolongó la colocación de las prótesis / Dreamstime

Este “calvario”, como lo califica la denunciante, comenzó en el año 2010 visitando diferentes dentistas durante un periodo de seis años con un coste de algo más de 50.000 euros.

Una mujer ha denunciado a diez dentistas en Cádiz por estafa e imprudencia profesional tras someterse a un tratamiento de implantes, según informa hoy ‘Diario de Cádiz’.

La gaditana asegura en su denuncia que los especialistas “le destrozaron la boca” durante los seis años que se prolongó el proceso de colocación de las prótesis, lo que le ha provocado candidiasis oral crónica y un trastorno de adaptación persistente con ansiedad mixta y depresión.

La Junta de Andalucía, a través de la delegada del Gobierno andaluz en Cádiz, Ana Mestre, anunció que buscaría fórmulas para acabar con los engaños en las clínicas dentales.

Un calvario desde 2010

Este “calvario”, como lo califica la denunciante, comenzó en el año 2010 visitando diferentes dentistas durante un periodo de seis años con un coste de algo más de 50.000 euros. La primera vez acudió a una clínica para colocarse implantes dentales solo en la parte superior de la mandíbula. El profesional que la reconoció le recomendó que se hiciese también el tratamiento en la parte inferior de la boca. Así, le fueron extraídas todas las piezas dentales para su posterior sustitución por otras de porcelana.

“La cosa se torció desde el primer momento”, explica la afectada, agregando que “muy pronto” se tuvo que realizar numerosas correcciones y reparaciones porque el procedimiento clínico, sencillamente, fracasaba.

Con el paso del tiempo, varios implantes se deterioraron, otros se despegaron, algunos se infectaron y otro tantos más se partieron. Por ello, le desmontaron la prótesis en diferentes ocasiones para volvérsela a recolocar en complicados procesos de manipulación bucal que, a su vez, le provocaron lesiones.

Ahora la víctima denuncia que la clínica a la que acudía se ha desentendido y que ahora sufre graves problemas de salud. Ya se ha iniciado el proceso judicial después de que la denunciante fuera examinada por dos peritos.