Vox no tendrá ningún papel en el nuevo Gobierno andaluz

García Egea y Abascal abordan durante hora y media la situación en un hotel sevillano

Santiago Abascal se ha reunido con Teodor García Egea /Foto: Luis Dïaz
Santiago Abascal se ha reunido con Teodor García Egea /Foto: Luis Dïaz

Vox tendrá voz y voto en la Mesa del nuevo Parlamento andaluz, y nada más. Dentro del pacto entre PP y Ciudadanos (Cs) está la decisión de que el partido de Santiago Abascal no tenga ningún papel en el nuevo Gobierno del cambio. Como tampoco en el programa de reformas.

La reunión que esta tarde acaban de celebrar el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el líder de Vox, Santiago Abascal, entra dentro de una medida puesta en escena. Al PP le interesa tácticamente presentarse como el interlocutor de esta formación, por razones también electorales, de la misma manera que Ciudadanos, sin embargo, lo que necesita es intentar colocarse en medio de Adelante Andalucía y Vox para no perder una centralidad de la que poder seguir captando voto socialista en las elecciones autonómicas y municipales de la próxima primavera. Y en este “teatro” de la negociación, Vox ha pasado de apartarse de las negociaciones a convertir en bandera la reivindicación permanente de que se le haga más caso, aunque en el fondo esta formación tampoco desee “mancharse” en el nuevo Gobierno de PP y Cs, y desgastarse, antes de los siguientes comicios. Mucho ruido, que seguirán haciendo, pero en realidad a Vox le interesa estar a la contra del nuevo Ejecutivo que presidirá Juan Manuel Moreno y con Juan Marín, Cs, como vicepresidente porque la batalla no ha hecho más que empezar y están preparándose para el asalto a otros feudos tradicionalmente conservadores, como Madrid o Valencia. La fuerza de la exigencia del electorado de estos tres partidos para que sus votos en Andalucía se traduzcan en la “alternancia” deja sin margen tanto a Ciudadanos como a Vox para hacer cualquier movimiento que se interprete como que entorpece la salida de Susana Díaz de la Junta. Pero fuera de Andalucía, las reglas pueden cambiar. Tras la reunión con Vox, el PP se volverá a ver con sus “socios” del nuevo potencial Gobierno andaluz para informarles de la conversación. Y a su vez, Ciudadanos les dará cuenta de lo hablado con Adelante Andalucía. Fuentes populares confirman que la reunión de García Egea con Abascal ha durado 90 minutos, y en ella han informado del acuerdo programático entre PP y Cs, de la composición final de la Mesa del Parlamento y del calendario de las próximas semanas.