Adaptan al braille las recetas y la tarjeta sanitaria para hacerlas más accesibles

La Junta y la ONCE hacen piña para ofrecer un mejor servicio público de Salud a las personas ciegas

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, explica el contenido del convenio de colaboración que se firmará con la ONCE. Le acompaña el director general de Innovación, Rafael Sánchez Herrero
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, explica el contenido del convenio de colaboración que se firmará con la ONCE. Le acompaña el director general de Innovación, Rafael Sánchez Herrero

La Consejería de Sanidad de la Junta y la ONCE adaptarán al braille las recetas y la tarjeta sanitaria para hacerlas más accesibles para las personas ciegas. Así lo explicó el consejero, Antonio María Sáez Aguado, quien detalló que el Protocolo de Actuación, que suscribirán ambas entidades en fechas próximas, garantizará a las personas afectadas con deficiencias visuales el acceso en condiciones de igualdad a todos los servicios y prestaciones del Sistema de Salud.

Con este proyecto, los usuarios de la ONCE en Castilla y León recibirán por correo electrónico la receta de sus medicamentos y mediante los sistemas de lectura que trasladan el texto a voz podrán conocer su contenido. Además, aquellas personas ciegas que también son diabéticas, entre 40 y 50 en la Comunidad, podrán acceder a glucómetros y sistemas de monitorización continua de glucemia.

Sáez Aguado señaló, además, que los servicios de medicina de empresa de la ONCE podrán emitir recetas del Sistema Público de Salud para sus trabajadores, la mayoría con discapacidad. Para el desarrollo de esta medida será necesaria la «adecuada coordinación con los médicos de familia de dichos pacientes», destacó, y se establecerá el procedimiento para la emisión de etiquetas a aquellos que requieran recetas de forma habitual por el médico de empresa.

«Se trata de adaptar la Sanidad a las necesidades del paciente, y no al revés», afirmó el consejero, que recordó que este tipo de protocolos ya se han suscrito con otros colectivos, como las personas que padecen autismo.

Para que estos pacientes reciban la información contenida en las recetas, Sacyl ya ha adaptado la aplicación correspondiente y el servicio se pondrá en marcha de inmediato, a falta de que la ONCE remita la información de los mismo, explicó el consejero.

Asimismo, se extenderá el programa de retinopatía diabética en Atención Primaria -ahora implantando en Valladolid y Palencia- al resto de centros de salud de la Región. Este proyecto ha evitado, en un año, que 4.000 pacientes tengan que acudir al oftalmólogo, dijo Sáez Aguado.

Fuera del ámbito sanitario, la futura firma de este acuerdo posibilitará también la venta de productos de juegos de la ONCE por parte de los agentes vendedores en los recintos sanitarios de Sacyl, previa solicitud y atendiendo a las normas de cada uno de los centros.