Arévalo ultima detalles para abrir mañana la muestra de «Las Edades»

José Luis Rivas, Francisco J. Sánchez, Agustín González, Alicia García, Gonzalo Jiménez -en segundo término- y Vidal Galicia, en una presentación de «Credo»
José Luis Rivas, Francisco J. Sánchez, Agustín González, Alicia García, Gonzalo Jiménez -en segundo término- y Vidal Galicia, en una presentación de «Credo»

El calendario marcaba el 3 de mayo de 2004. Ese día, la Infanta Elena acudía a la Catedral de Ávila para inaugurar «Testigos», la décimo segunda edición de la serie expositiva itinerante de «Las Edades del Hombre», que puso el foco en su primera etapa en las grandes catedrales de Castilla y León, con dos saltos a Amberes (Bélgica) y Nueva York (Estados Unidos). Algo más de nueve años después, regresará a la provincia abulense, concretamente a Arévalo, para abrir «Credo».

Una muestra que se integra en esa fórmula de éxito, que combina difusión cultural, contenido espiritual y repercusión económica que hizo que la Fundación que lleva su nombre no aparcase ese gran proyecto y lo retomara, de una manera más modesta, para acudir, hasta la fecha, a las dos medinas (del Campo y de Rioseco), en Valladolid; y a Oña, en la provincia de Burgos.

Arévalo vive con entusiasmo esta cita, porque sabe de las bondades de la muestra. Hasta la capital, Ávila, se acercaron, en 2004, 859.859 visitantes, lo que, según estimaciones de la Junta, implicó unos beneficios económicos para la ciudad de más de 35 millones de euros. La crisis aprieta, pero no ahoga, y desde el Ayuntamiento de Arévalo se confía en que Arévalo sea un lugar de referencia en Castilla y León y España durante los próximos meses -la exposición se clausurará, en principio, el 3 de noviembre-. Su alcalde, Vidal Galicia, asegura estar convencido de que será un punto de inflexión para el municipio. Y por ello, se ha volcado en la recuperación de espacios urbanos, como la Plaza de la Villa o el Mirador. Hoy lunes, cuando la prensa podrá conocer la distribución expositiva, ya está todo listo en las calles arevalenses, con cartelería y publicidad referida a la muestra.

Desde la Junta de Castilla y León el compromiso es también palpable. De sus arcas procede el 70 por ciento del presupuesto dirigido a organizar «Credo», a lo que se ha sumado la puesta en marcha de la tarjeta turística específica a la que se han unido 40 empresas que ofertarán a los visitantes de la exposición descuentos en restaurantes, casas rurales y comercios. Un empujón más, por ejemplo, para degustar el espectacular cochinillo de Arévalo.

En la provincia, la implicación también es total, dado que Ávila acomete un proyecto religioso en el que también se encuadra el IV Centenario de la Beatificación de Santa Teresa de Jesús, en 2014, y el nacimiento de Teresa de Cepeda y Ahumada, en 2015. Si bien, la implicación de otras administraciones es total, como la Diputación, así como los municipios de la zona de la Moraña. De hecho, se pretende aprovechar esta cita para acercar a los visitantes (hay buenas expectativas puestas en Madrid, Valladolid, Ávila y Salamanca) a otras dos localidades emblemáticas, como son Madrigal de las Altas Torres -cuna de la Reina Isabel, la Católica- y Fontiveros, donde nació el universal místico San Juan de la Cruz.