Historia

El arzobispo de Barcelona reivindica el valor cultural y teológico de las catedrales

El cardenal Luis Martínez Sistach junto a Fernández Mañueco
El cardenal Luis Martínez Sistach junto a Fernández Mañueco

SALAMANCA- Interesante y sugerente congeso internacional el que empezó ayer en la Universidad de Salamanca y que se prolongará hoy y mañana sobre la trascendencia de la llamada Catedral nueva salmantina. La inauguración de estas jornadas contó con la presencia, entre otros, del arzobispo de Barcelona, Luis Martínez Sistach.

El cardenal y papable durante el reciente cónclave en el que se eligió a Jorge Mario Bergoglio como el sucesor de la silla de Pedro hizo unacontundente defensa del valor cultural y teológico de las catedrales. «Siguen siendo necesarias», dijo monseñor Sistach, al explicar que se trata de símbolos históricos y cuna de la cultura de los pueblos, «porque nuestras raíces no empiezan hoy ni ayer sino muchos siglos atrás».

Respecto a la catedral salmantina, el cardenal barcelonés explicó que Salamanca es «cuna de cultura para España, de donde surgió, por ejemplo, el primero de los archivos de la ciudad, de ahí la relevancia del templo». Sistach destacó durante su discurso que en la sociedad sobresalen signos que dan fe de la presencia de Dios como los gestos de amor fraternar o los actos solidarios. Y apuntó que Dios «trabaja en el corazón de muchos hombres y mujeres», lo que, en su opinión delata que en la sociedad «hay más religiosidad de lo que pensamos pues vivimos en un Estado laico en el que la sociedad no lo es». Por otra parte, el cardenal acompañó al alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, hasta la Catedral de Salamanca donde conoció una reproducción a esacala de este templo 35 veces menor que el original, compuesta por 325 piezas elaboradas en piedra y en la que se emplearon 9 años.