El compromiso de los cien mil socios de Cruz Roja permite atender a 500.000 personas

La oenegé rinde homenaje a los suyos y reafirma su vocación de servicio hacia los que menos tienen y más necesitan

Alicia García junto a los presidentes de Cruz Roja España y de Castilla y León, Javier Senent y José Varela, y la imagen del socio y voluntario  de la oenegé
Alicia García junto a los presidentes de Cruz Roja España y de Castilla y León, Javier Senent y José Varela, y la imagen del socio y voluntario de la oenegé

Cruz Roja en Castilla y León ayudó el pasado año a casi medio millón de personas a través de su atención en los distintos programas sociales, de empleo, formativos, de hábitos saludables o de cooperación al desarrollo de que dispone. Y lo hizo gracias a los más de diez millones de euros que consiguieron recaudar de las aportaciones de sus 100.000 socios, así como a la implicación de los casi 14.000 voluntarios con los que cuenta esta oenegé, reflejo del respaldo e implantación social que esta entidad social tiene en nuestra Comunidad que ha seguido creciendo durante los peores años de la crisis.

Y como agradecimiento a este compromiso y solidaridad de los castellanos y leoneses, Cruz Roja rendía ayer un merecido y necesario homenaje a todos sus socios, aunque centrado en 18 de ellos. Desde la miembro más antigua de la entidad, como es el caso de la palentina de 86 años Germana Vicente, que lleva desde 1950, «haciendo mucha obra», recuerda, ayudando a los demás como matrona y poniendo inyecciones en barrios y pueblos de Palencia, «cuando no había nada de nada y se pagaba por cada pinchazo». Hasta la más joven, la leonesa de apenas cuatro meses Daniella Pérez Moreiro, pasando por la familia con más socios, ocho, como son los Valentín Díez, naturales de la localidad vallisoletana de Tudela de Duero, la asamblea comarcal de Cruz Roja con más socios por habitante, como es el caso de la que existe en el municipio burgalés de Roa de Duero, o la empresa socia más comprometida, la zamorana Leche Gaza. El acto contaba con la presencia del presidente de Cruz Roja España, Javier Senent, quien ponía a Castilla y León como ejemplo de solidaridad y recordaba a los socios y voluntarios que gracias a su ayuda la entidad sigue creciendo en presupuesto y por ello, tiene más independencia y capacidad para hacer más cosas en beneficio de los más necesitados en todo el mundo.

También participaba en este homenaje la consejera de Familia, Alicia García, quien valoraba la esencial aportación de Cruz Roja en todos los ámbitos sociales, y recordaba la estrecha colaboración entre la Junta y Cruz Roja en la ayuda a la infancia, mayores o inserción social y laboral de los más vulnerables.

La consejera avanzaba, también, que se sigue trabajando sin prisa pero sin pausa en la modificación de la Ley de Voluntariado de Castilla y León, para dar más protección a estas personas e incluir en ella esta actividad en el ámbito digital y tecnológico, el empresarial o el corporativo y de administraciones públicas.