El Museo de la Energía potencia el aprendizaje de los niños hiperactivos

Mediante un taller educativo enfocado en el sentido del tacto el espacio expositivo de Ponferrada mejora la capacidad de atención de estos pequeños

La presidenta de la Asociación de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad del Bierzo (Adahbi), Ana Lera, junto a la directora del Museo de la Energía de Ponferrada, Yasodhara López
La presidenta de la Asociación de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad del Bierzo (Adahbi), Ana Lera, junto a la directora del Museo de la Energía de Ponferrada, Yasodhara López

Mediante un taller educativo enfocado en el sentido del tacto el espacio expositivo de Ponferrada mejora la capacidad de atención de estos pequeños.

El Museo de la Energía de Ponferrada potencia el aprendizaje de los niños con déficit de atención e hiperactividad. Mediante un taller de la empresa Abacus Innova enfocado en el sentido del tacto, se busca mejorar las capacidades de estos pequeños en sus primeras etapas formativas.

La actividad, que tendrá lugar hasta el mes de junio, fomenta la capacidad de atención y concentración de los niños afectados por el trastorno (TDAH). Las dos sesiones semanales, de una hora de duración, tendrán lugar desde esta semana próxima y hasta el 21 de junio.

Por eso, la asociación que reúne a las familias de niños con TDAH del Bierzo (Adahbi) ofrecerá descuentos para participar en la iniciativa y organizará encuentros con padres, simultáneos con las actividades de los pequeños, en los que las familias podrán buscar respuestas a sus dudas y compartir sus experiencias para aprender a formar de manera adecuada a los niños.

«Siempre hemos tenido la idea de tener un punto de encuentro para padres», explica Ana Lera, presidenta de Adahbi, que lamenta la pérdida de espacios para comunicarse con los demás. Las reuniones, que se celebrarán en un vestíbulo del propio Museo aprovechando la presencia de los pequeños en el recinto, estarán orientados a la búsqueda de respuestas y a la formación.

«El inicio va a ser el entendimiento de una correcta actuación con el chico, empezar por entender que tenemos que formarnos, explorar nuestras inquietudes y saber que estamos en el mismo barco», adelanta la presidenta de la asociación.

«Venimos a aprender, pero no en la línea de una escuela, vamos a aprender todos de todos. Cuando sea necesario, buscaremos información o contactaremos con expertos en cada campo», añade, y avanza que los temas sobre los que tratarán los encuentros irán en la línea de la educación en la comunicación, la inteligencia emocional o el rol a desarrollar en el interior de la familia.

Mientras los padres celebran estas reuniones, los pequeños de hasta nueve años participarán en el taller educativo de Abacus Innova. Las sesiones permitirán a los asistentes «tocar el aprendizaje», según destacó la codirectora de la compañía, Noelia Valdueza, quien subraya que «para niños con estas dificultades de aprendizaje es altamente beneficioso aplicar el sentido del tacto».

En ese sentido, Valdueza señala que los dos métodos usados en el taller «potencian el desarrollo integral de las estructuras cognitivas sin usar libros».

«El aprendizaje no es algo abstracto en nuestros talleres, es algo tangible, lo cual aporta resultados positivos», explica la codirectora de Abacus. Con estas técnicas de enseñanza lúdica, los formadores mejoran la motivación de los pequeños. «En el momento en el que escuchan la palabra juego, el interés y la atención se disparan», reflexiona, con lo que se consiguen importantes avances.