El sector del automóvil pide que continúen los incentivos para la compra de vehículos

El delegado del Gobierno de España en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, se reúne con representantes del sector del automóvil para analizar los planes de incentivos para la compra de vehículos
El delegado del Gobierno de España en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, se reúne con representantes del sector del automóvil para analizar los planes de incentivos para la compra de vehículos

El sector del automóvil de Castilla y León solicitó que continúen los incentivos para la compra de vehículos que está impulsando el Ejecutivo central, «ante el éxito que se está obteniendo». Así se lo trasladó al delegado del Gobierno de España en nuestra Comunidad, Ramiro Ruiz Medrano, quien se comprometió a trasladar las propuestas para mantener estos ayudas en el futuro con el fin de que este «motor económico» siga progresando, que suma más de 40.000 puestos de trabajo y representa el 18 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) castellano y leonés.

Y es que, según destacó los planes PIVE y Pima Aire, desde su puesto en marcha en octubre de 2012, han servido para dinamizar el empleo, rejuvenecer el parque automovilístico y frenar la emisión de gases contaminantes.

En este sentido, Ruiz Medrano resaltó que las herramientas han generado una actividad económica de más de 239 millones de euros, con un efecto «directo» de 114 millones para la Región.

Asimismo, subrayó que la recaudación fiscal suma cerca de 82 millones de euros. El delegado añadió que al final del presente año se espera un crecimiento del 4,7 por ciento respecto de a 2012 en las ventas en Castilla y León, casi dos puntos por encima de la media nacional.

También declaró que estos planes del Gobierno han contribuido a enviar a la chatarra casi 20.000 vehículos de más de diez años de antigüedad y más contaminantes, con un ahorro de cerca de 9,5 millones de litros de combustible, de unos 13,3 millones de euros y de 13.050 toneladas de CO2 o dióxido de carbono al año. Ramiro Ruiz Medrano explicó que el parque móvil en Castilla y León es de 1.814.945 vehículos, el 70 por ciento turismos (1.253.187), el 15 por ciento camiones (275.363), motos el diez y el cinco autobuses, tractores y otros tipos de automóviles. Aproximadamente, el 55 por ciento tienen más de diez años, indicó el delegado del Gobierno de España.

Sobre los incentivos, Ruiz Medrano recordó que el Plan PIVE suma unos 365 millones de euros en toda España, en sus cuatro convocatorias, y el Pima Aire otros 38 millones. En el primer caso, las ayudas son de hasta 2.000 euros, de 3.000 en el caso de familias numerosas o discapacitados, sobre un precio máximo de 25.000 euros por vehículo, para sustituir a otros con al menos diez años de antigüedad o de siete si son comerciales, de hasta 3.500 kilos de peso. El PIVE está en vigor hasta el 30 de abril de 2014 o hasta que se agoten los fondos.

Por su parte, el Plan de Impulso al Medio Ambiente (Pima) está destinado a vehículos ecológicos, nuevos o con hasta un año de antigüedad, con ayudas que van de los 600 euros para motos a los 2.000 para comerciales ligeros.

Clave para evitar el desplome

En cuanto al sector, el representante regional de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), José San José, señaló que los planes han sido «una de las claves para evitar el absoluto desplome de ventas», por lo que solicitó que estos incentivos tengan un carácter indefinido.

En la misma línea, el director de comunicación de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), David Barrientos, agradeció las ayudas, y explicó que se trata de un sector que «está generando puestos de trabajo». Además, subrayó que la automoción está marcando el camino de la recuperación económica de España, lo que permitirá que la producción crezca hasta los tres millones de vehículos en 2016.