Francisco Igea apuesta por el cambio con propuestas y no por ambiciones personales

El líder de Cs en Castilla y León asegura que las negociaciones serán «largas» y que la decisión «se entenderá»

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, Francisco Igea, valora los resultados electorales
El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, Francisco Igea, valora los resultados electorales

El líder de Ciudadanos en Castilla y León, Francisco Igea, apostó por el cambio con propuestas y «nunca por ambiciones personales». En una rueda de prensa de valoración de los resultados obtenidos este domingo, cuando consiguió 13 procuradores y se convirtió en llave para un futuro Gobierno autonómico, aseguró que las negociaciones hasta llegar a un acuerdo «serán largas y difíciles» a pesar de lo cual la decisión que se tome «se entenderá, y de ello me encargaré de forma personal».

No obstante, quiso dejar claro lo que la formación naranja pondrá sobre la mesa, que no es otra cosa que su programa y «acabar con el aforamiento y el clientelismo» y que su cordón sanitario no es con ningún partido en concreto, «sino con la desigualdad, con los pactos por encima de la ley».

En este sentido, destacó que si el líder socialista en la Comunidad, Luis Tudanca, quiere pactar con ellos tendrá que decir «claro y alto que la soberanía nacional no se discute y que su poder reside en el pueblo, unos conceptos básicos reflejados en nuestra Constitución».

«No admitiremos de ninguna de las maneras la desigualdad ya que apostamos por un sistema de financiación autonómica justo para todos», añadió.

Sin embargo, el que se autodefiniera como «la novia» durante la campaña electoral por los intereses que despierta a uno y otro lado, tampoco quiso mojarse a favor del presidente del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, a quien invitó a afiliarse al partido liberal «si lo que quiere es un pacto de centro moderado».

Por otro lado, sacó pecho de unos resultados «de los que estamos muy satisfechos» con más de 60.000 votos nuevos y afirmó que con ello «la Comunidad ha huido definitivamente del sectarismo, ya que Podemos y Vox han sacado solo un escaño cada uno» y afirmó que la ciudadanía «se ha situado en el centro, la moderación y el acuerdo» ya que «la pérdida de escaños del Partido Popular ha sido clara pero tampoco se ha dado un apoyo rotundo a los partidos de izquierda».

En este sentido, consideró que lo que ha pedido Castilla y León «es el cambio» y que su tarea a partir de ahora es «saber leer en las próximas semanas» la dirección en la que tiene que producirse, «sin cerrar puertas a ninguna posibilidad».

Finalmente, aseveró que los contactos con Tudanca y Fernández Mañueco no han pasado, por el momento, de «lo protocolario» y subrayó que «tras 32 años de Gobierno popular no hay que tener prisas ahora, sino hacer las cosas bien».