Herrera afea a Tudanca que quiera dar lecciones «sin saber de cuentas»

El presidente recuerda al líder socialista sus votos en el Congreso contra intereses de la Comunidad

Momento del intenso debate entre el presidente Juan Vicente Herrera y el líder socialista, Luis Tudanca
Momento del intenso debate entre el presidente Juan Vicente Herrera y el líder socialista, Luis Tudanca

De nuevo el cara a cara entre el presidente de la Junta y el portavoz socialista en las Cortes regionales terminaba con una retahíla de reproches entre uno y otro por la gestión realizada por el primero, y por la etapa como diputado en el Congreso con Zapatero, del segundo. Luis Tudanca preguntaba a Juan Vicente Herrera por los presupuestos del próximo año, que en opinión del portavoz socialista no revierten los «recortes» de la pasada legislatura, y señalaba que no son más que un «truco contable». Además, le reprochaba al presidente que diga por un lado que son los mejores y por el otro se queje de que son los que le deja hacer el Gobierno y apuntaba que «sólo acierta cuando rectifica», en referencia a la supresión del céntimo sanitario en las cuentas de 2016. Tudanca reclamaba unos presupuestos «diferentes, con una política fiscal más justa que permita crear empleo», y defendía el blindaje de los servicios públicos con un suelo social, y políticas de reindustrialización. «Necesitamos un presidente que dé respuesta a los problemas de los ciudadanos y no un presidente triste y enfadado», decía el dirigente socialista, quien llamaba «cínico» al jefe del Ejecutivo regional «porque va hacer campaña en favor de la persona (por Rajoy) de quien tanto se queja de lo que está perjudicando a la Comunidad. Son demasiadas desautorizaciones».

En su turno de réplica, Herrera contestaba a Tudanca que no le dé lecciones a él ni a los castellanos y leoneses «porque por eso está usted en la oposición», y le recordaba sus votos como diputado en el Congreso bajo Gobierno socialista, en los que apoyó la reforma del artículo 135 de la Constitución sobre estabilidad presupuestaria, el fin del impuesto sobre el patrimonio y la reforma del modelo de financiación autonómica. «Estoy dispuesto a subir los impuestos pero si usted habla claro y explica las razones del por qué eliminaron el impuesto de Patrimonio», apuntaba Herrera, quien comparaba a Tudanca con el maestro Ciruela, «que no sabía de cuentas, pero pretendía dar escuela». El presidente defendía que los presupuestos contribuirán a mejorar la demanda interna y destacaba que concentran los principales recursos para los servicios públicos básicos. Además, sacaba pecho por suprimir el céntimo sanitario y volver a bajar el IRPF, así como que el apartado de inversiones sea el que más crece y que se aumente un 1 por ciento la retribución de los empleados públicos y se pueda devolver la extra de 2012 pendiente.

Ciudadanos amenaza

Uno de los más beligerantes con el presidente era el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, quien criticaba la duplicidad de funciones en la Administración autonómica y la externalización de servicios «que podrían llevar a cabo nuestros funcionarios». Fuentes proponía al PP la creación de una comisión no permanente en las Cortes que estudie la racionalización de la Administración regional, Consejería por Consejería, pero lo más llamativo era la amenaza que lanzaba a los populares, con la que les venía a decir que sino apoya esta propuesta no tendrán su respaldo ni su confianza en cualquier otro asunto en el futuro. «Hay desconfianza en Ciudadanos», advertía Fuentes, mientras aseguraba que temen que los dirigentes populares se estén convirtiendo en «interlocutores insolventes». A Herrera, por su parte, le sorprendía la amenaza y contraatacaba acusando a Ciudadanos de no medir con el mismo rasero el cumplimiento de los acuerdos en unas regiones que en otras, en referencia a la reducción de entes públicos en Castilla y León o en Andalucía, que en nuestra Región es del 20 por ciento, «lo mismo que C’s pide para la comunidad andaluza».