La Junta controla 140 comercios en Navidad para garantizar los derechos de los consumidores

Se reconocerán 30 establecimientos en León; 28 en Valladolid; 20 en Salamanca; 16 en Burgos; 12 en Zamora; 10 en Ávila, Palencia y Segovia y cuatro en Soria.

Juguetería de la localidad leonesa de Ponferrada
Juguetería de la localidad leonesa de Ponferrada

La Consejería de Economía y Hacienda, que dirige Pilar del Olmo, ha puesto en marcha una ronda de controles de mercado coincidiendo con la campaña de Navidad, que llevará a los técnicos de la Inspección de Consumo a recorrer un mínimo de 140 locales comerciales de Castilla y León para velar por la protección de los derechos de consumidores y usuarios.

En estas visitas se comprueban aspectos como el correcto etiquetado de productos típicos de estas fechas –entre ellos, alimentos y artículos de regalo– y el estricto cumplimiento de la normativa de seguridad, particularmente en el caso de los juguetes.

La Dirección General de Comercio y Consumo ha asignado a las secciones de Consumo de las distintas provincias reconocimientos de inspección a un mínimo de 30 establecimientos en León; 28 en Valladolid; 20 en Salamanca; 16 en Burgos; 12 en Zamora; 10 en Ávila, Palencia y Segovia, respectivamente, y cuatro en Soria.

Una vez dentro del local, los técnicos efectúan varias actuaciones de comprobación sobre la mercancía que está a la venta. En concreto, se han programado al menos 840, repartidas de la siguiente manera: 180 controles en León; 168 en Valladolid; 120 en Salamanca; 96 en Burgos; 72 en Zamora; 60 en Ávila, Palencia y Segovia, respectivamente, y finalmente 24 en Soria.

Estas visitas, que se prolongarán hasta el 4 de enero, se enmarcan en la tradicional Campaña Autonómica de Inspección de Consumo para la Navidad, una época en la que se incrementan notablemente la oferta en el mercado y el gasto de las familias. La iniciativa de la Junta tiene por objeto tanto el control de productos de alimentación típicamente navideños, artículos de regalo y juguetes, como la verificación del cumplimiento de la legislación en materia de consumo en lo que se refiere a marcado de precios y existencia de hojas de reclamación.

Conviene subrayar la vigilancia especial y los chequeos específicos de seguridad que se practican sobre los juguetes por tratarse de bienes dirigidos a la infancia, un grupo de población que constituye un colectivo de especial protección.

Las labores de supervisión se enfocan esencialmente al etiquetado de los productos para verificar que respeta la legislación y contiene las instrucciones y advertencias precisas para su uso correcto y seguro.

En el caso de los juguetes, se comprueba que llevan el marcado CE en un lugar visible, de forma legible e indeleble, lo que acredita el cumplimiento de las normas de protección exigibles y es garantía de calidad, y se revisa que las advertencias de seguridad figuren en castellano.