La Junta reconocerá en tres meses el derecho a las ayudas para las personas dependientes

El presidente, Alfonso Fernández Mañueco, espera que el plazo se reduzca hasta los 30 días a lo largo de la legislatura y muestra su interés en que el modelo de atención de Castilla y León se exporte a otras Comunidades Autónomas

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, visita la Unidad de Valoración y Atención a personas con discapacidad junto a Isabel Blanco, Juan Pérez y Francisco Sardón, entre otros
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, visita la Unidad de Valoración y Atención a personas con discapacidad junto a Isabel Blanco, Juan Pérez y Francisco Sardón, entre otros

Tres meses. Eso es lo que tendrán que esperar las personas que vayan a solicitar ayudas a la dependencia a partir del 1 de enero del año que viene. Mientras que el plazo tope marcado por el Gobierno de España es de medio año, en la actualidad en Castilla y León se resuelve cada petición en cuatro meses, que se verán reducidos uno más en breve.

Así lo anunció el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante su visita al Centro de Valoración y Atención a Personas con Discapacidad de Valladolid, donde reiteró el compromiso de su Ejecutivo con las personas y las familias que se encuentran en esta situación.

Además, aseguró que el objetivo del Ejecutivo pasa por reducir ese plazo hasta dejarlo en solo un mes al final de la legislatura y señaló que con este fin se va a trabajar para atender mejor a las personas que solicitan que se valore su grado de dependencia y recordó que, a lo largo de los próximos cuatro años, está previsto incorporar a 80.000 personas nuevas al sistema en la Comunidad, que precisarán de dicha valoración.

En este sentido, recordó que Castilla y León es líder en España en atención a las personas con discapacidad y atención a la dependencia y entre los logros señaló la estrecha colaboración con el tercer sector, las empresas y entidades gracias a los acuerdos en el marco del Diálogo Social.

Por ello remarcó que el modelo de servicios sociales de la Región es de «éxito» y «un ejemplo» que esperó que «se copie y exporte» a otras Comunidades Autónomas.

Atención de calidad

Acompañado por representantes de Cermi, organización que atiende a 20.000 personas en Castilla y León, con los que también mantuvo una reunión para incrementar la colaboración en función del presupuesto disponible, recorrió las instalaciones del Centro, que tiene como finalidad prestar una atención de calidad a las personas con discapacidad.

En estas nuevas instalaciones donde, señaló, prima la intimidad y la polivalencia, se unifica en un solo recurso la atención a las personas con discapacidad, la valoración del grado y de la situación de dependencia y el servicio de atención temprana, de los 0 a los 6 años.

Para prestar estos recursos, esta unidad cuenta con 48 profesionales de diversas disciplinas: médicos, psicólogos, pedagogos, logopedas y fisioterapeutas, entre otros.

Finalmente, destacó que en la capital del Pisuerga se han incrementado en un 44 por ciento las valoraciones realizadas en este sentido entre el 2000 y el 2018.