La oposición echa en cara al presidente la corrupción y que pueda gobernar el PP

Sobre estas líneas, los podemitas Pablo Fernández, Natalia del Barrio y Díez Romero siguen el debate en presencia de Luis Mariano Santos, de la UPL.
Sobre estas líneas, los podemitas Pablo Fernández, Natalia del Barrio y Díez Romero siguen el debate en presencia de Luis Mariano Santos, de la UPL.

La corrupción y el hecho de que el PP pueda volver a gobernar en España tras lo dicho por los ciudadanos en las urnas el pasado domingo, protagonizaban gran parte de los cara a cara de la tarde entre los distintos líderes de la oposición con el presidente Herrera.

Mientras el socialista Tudanca se centraba en atacar a Herrera por los presuntos casos de corrupción que han salpicado al PP, llegando incluso a introducir en el debate al hermano del presidente al dejar entrever que éste tuviera una sociedad en Panamá con uno de los constructores adjudicatarios en la Unión Temporal de Empresas para la construcción del Hospital de Burgos, desde Ciudadanos, Luis Fuentes mostraba abiertamente su desconfianza hacia el presidente y le acusaba de «esconder» la corrupción bajo las alfombras. «Usted y su gobierno han manchado la imagen de Castilla y León», decía Tudanca, para quien la corrupción en esta Comunidad «se ve mucho» y Herrera «está desnudo ante ella en medio del barrizal». A lo que Herrera le contestaba que saliera del «modo elecciones» en el que se ha metido y de la «visión tan negra» que tiene de la Comunidad. Además, le tendía la mano para trabajar por ella. «Nos hemos zurrado bien, pero yo le necesito, y Castilla y León también», le decía el presidente.

Por su parte, Fuentes denunciaba que el PP está «bloqueando» las comisiones de investigación creadas en las Cortes así como su falta de «voluntad política» para tratar de esclarecer los hechos, e iba un poco más allá al amenazar a Herrera de que con esta actitud «será muy complicado» que el PP vuelva a contar con el apoyo de su partido en el futuro. Además, cargaba contra las diputaciones, a las que culpaba de la despoblación y calificaba como de «chiringuito político». Una postura muy criticaba por Herrera: «Es indefendible en una Comunidad como ésta».

El enfrentamiento con el líder de Podemos no fue tan tenso, pero Fernández echaba en cara al presidente que, tras las elecciones, el PP pueda volver a gobernar en España. «No sería una buena noticia para Castilla y León; nos abocará a seguir siendo una comunidad de segunda categoría». A lo que el presidente, con ironía, trataba de tranquilizarle: «No se preocupe, que trataremos de hacer cosas positivas para la Región».

Precariedad laboral

El líder de IU-Equo, José Sarrión, introducía un caso de amenazas de un jefe de unidad, ya despedido, a un operario en pruebas de Renault en la fábrica de Villamuriel, para denunciar una «salvaje» precariedad laboral en la Comunidad, «que impide la rebeldía por el miedo al despido». Herrera rechazaba este abuso de poder, que tildaba de «garbanzo negro» en una empresa ejemplar.